La Oruga Azul.

La Oruga Azul.
La oruga se puso azul turquesa, porque presa de la luz de la poesía, reposa en las cuartillas de la mesa Impregnada de tinta y fantasía… (Antonio Peláez Torres),

lunes, 14 de septiembre de 2015

Lugar incierto, por INMACULADA JIMÉNEZ GAMERO


Dicen que no salió de tren,
sus ojos transparentes de sapo
aún transmutan iridiscentes al final del túnel.
La última mujer que salió del vagón
se retuerce en la entraña de un pez
que se ahoga en su propia mortaja.
No hay ventanas que digan
si el alba ya cerró su boca violeta.
Las vías son cómplices de finales, 
los transeúntes son bichos
que miran cajitas con botoncitos.
El sol no llega a esta médula
donde las paradas calculan distancias.
Un hombre casi muerto aprieta su estómago,
y una adolescente con atuendo de vedette
dice que vende su cuerpo.
El acordeón de la vieja rumana
rompe ese sonido de lamento
que tiene gastadas las galerías del alma.
Y hasta la música muere por dentro
de escuchar el dolor mudo, verso a verso.
Me palpo, miro mis manos, ausculto mi pecho…
morí ayer…ahora recuerdo…
fui la última mujer que salió del vagón,

rumbo a un lugar incierto. 

1 comentario: