La Oruga Azul.

La Oruga Azul.
La oruga se puso azul turquesa, porque presa de la luz de la poesía, reposa en las cuartillas de la mesa Impregnada de tinta y fantasía… (Antonio Peláez Torres),

lunes, 14 de septiembre de 2015

El último tren, por PEDRO CASAMAYOR RIVAS.



Sentado en la traviesa

-huérfano de la lluvia-

aquel viejo me dijo

¡has perdido tu tren!

Lo que nunca entendió bien el anciano

es que ese tren ruidoso descarriló más tarde

en los brazos abiertos de otra derrota

y que en las vías muertas

las maletas olvidan su destino.

Aquel hombre rezó para Penélope

en altares de Alepo y Alejandría

aferrando sus dedos

al mármol cincelado de oraciones.

Fraterno como un dios inexplorado

despojó a la tierra de malas hierbas

y  desperdigó el tacto de sus manos

a cambio de la perfección del diente de la ortiga.

Ese viejo persigue mis paso y mi sombra

y serena mi tiempo

desde mis propios ojos,

viendo pasar los trenes.

1 comentario: