La Oruga Azul.

La Oruga Azul.
La oruga se puso azul turquesa, porque presa de la luz de la poesía, reposa en las cuartillas de la mesa Impregnada de tinta y fantasía… (Antonio Peláez Torres),

miércoles, 27 de septiembre de 2017

La Oruga azul pone en escena "La Cantante Calva" en Guadix.


Fotografía: Armando Guerra.
El pasado mes de agosto, la Asociación para la Promoción de la Cultura y el Arte “La Oruga azul”, dentro del programa de la Feria y fiestas de Guadix (2017) pusimos en escena la obra de Eugene Ionesco: La cantante calva, un texto del llamado “teatro del absurdo” que se estrenó el 11 de mayo de 1950 en el Théâtre des Noctambules y que desde entonces ha sido profusamente representado.

A pesar de las dificultades que entrañan este tipo de montajes, alejados del teatro más convencional, el grupo de La Oruga azul no se arredró a la hora de ponerla en marcha. Y finalmente, a pesar de los inconvenientes, la obra se estrenó en el Teatro Municipal Mira de Amescua.

Al estreno acudió gran cantidad de público que aplaudió abrumadoramente la representación. Las felicitaciones tras el acto y en los días posteriores al mismo, fueron recibidas por el grupo con gran emoción y sorpresa. La obra ha contado con la dirección de la actriz, escritora y licenciada en Arte Dramático Dori Hernández Montalbán, con la ayuda de su Ayudante en el equipo, Lourdes Delgado Hernández: quien así mismo, interpretó el personaje de Mary (la criada) con gran dulzura y acierto y  coordinó pequeñas piezas musicales y bailes.

Se puso gran cuidado en la elaboración de carteles y programas de mano, así como en la difusión en las redes y medios de comunicación. La simpática foto que ilustra los carteles y folletos es obra del fotógrafo accitano Armando Guerra. Los actores, por orden de intervención  fueron: Carmen Hernández Montalbán (en el papel de la Sra. Smith), Paco Haro (en el papel de Sr. Smith), Lourdes Delgado Hernández (en el papel de Mary), Jorge Fernández Díaz (en el papel de Sr. Martin), María Rosa Martínez (en el papel de Sra. Martin) y José Manuel Raya Medina (en el papel de Capitán de los bomberos).

Un nuevo reto cumplido, pues la Asociación ha participado activamente en numerosos actos culturales y ha puesto en marcha varios proyectos, como la puesta en escena del auto Sacramental “El gran teatro del mundo”, representado en la S. A. I. Catedral de Guadix el pasado año de 2016 en la Octava del Corpus o la realización de dos audiovisuales inspirados en las novelas: Las praderas celestiales de Antonio Enrique y, Los guerreros de José Asenjo, en el 2015.

Nuestro deseo es llevar la obra a otros municipios de la provincia y fuera de ella. Estamos contentos con el resultado, ya que responde a uno de nuestros objetivos principales que es la difusión y promoción de la cultura, a través de una experiencia tan enriquecedora como es la del teatro. Gracias a cuantos habéis hecho posible este montaje y a todos los que asistieron a la representación.

viernes, 22 de septiembre de 2017

FALLO DEL JURADO DEL I CERTÁMEN DE POESÍA POR LA AGRICULTURA.






Reunidos en Guadix, a día 21 de septiembre de 2017, el jurado formado por:

Presidente:  Don Manuel Huete Alcalde.

Vocal: Doña Adoración Hernández Montalbán.

Vocal: Doña Carmen Hernández Montalbán.



Acuerdan:

1.      Conceder los galardones siguientes:

                       

Primer premio:

Marta Finazzi Martínez, por el poema “Trigo”.



Segundo Premio:

María Rosario Guijarro Huerta, por el poema “Jardín del edén”.



Menciones especiales a autores locales:

José Manuel Raya Medina, por el poema “Junto a la acequia”.

Rafael Bailón Ruiz, por el poema “Canto al labriego”.

José Antonio Cascales Rosa, por el poema “La huerta de mi abuelo”.



Seleccionados:

José Manuel Maguilla Luna, por el poema “Salve a la diosa Agricultura”.

Juan Francisco Arquero García, por el poema “Jornaleros”.

 Nieves Soria Somolinos, por el poema “Agricultor”.

Jesús Francés Dueñas, por el poema “La piel de Urano”

Javier Castrillo Salvador, por el poema “Vecino del alba”

Teresa Rubia Lorén, por el poema “Escritos en barro”.

Iker Pedrosa Ucero, por el poema “A veces”.

Mª Ascensión Millán Jiménez, por el poema “Hortícolas desvaríos”.

Antonio Díaz Mola, por el poema “Balanzas inestables”.

Luis Periáñez Llorente, por el poema “Lamento del agricultor”.

José Repiso Moyano, por el poema “Donde la verdad espera”.

José Antonio Ramírez Camacho, por el poema “Milenario”.

Gabino Sánchez Llamazares, por el poema “Almendro”.

Raul, Benítez Mayobre, por el poema “Rojo”.

Mercedes García Esteo, por el poema “Homenaje a los valientes”.



2.      La entrega de premios tendrá lugar en el parque municipal Pedro Antonio de Alarcón, el día 7 de octubre, a las 11,30 h.



Se ruega a los interesados que confirmen asistencia.

Asociación CO-MARCA GUADIX NATURAL Y Asociación para la Promoción de la Cultura y el Arte "LA ORUGA AZUL.

martes, 25 de julio de 2017

EL ARCHIVO HISTORICO DE LA COCINA PARA POBRES “EL NUEVO ARTE DE COCINA, SACADO DE LA ESCUELA DE LA EXPERIENCIA ECONÓMICA”, por PACO FUNES.


Archivo Histórico de la Diócesis de Guadix



El Archivo Histórico de la Diócesis de Guadix, atesora entre sus joyas, un libro de cocina peculiar por su antigüedad 1745, por su autor un fraile de la orden Franciscana de la Regular Observancia, y por ser uno de los primeros recetarios (si no el primero) que obtuvo un gran éxito entre las clases más desfavorecidas, a quien iba dirigido, y también entre los más pudientes, en quienes no había pensado su autor pero que, gracias al Cocinero Real, Francisco Ardit, fue dado a conocer. Por otro lado, este recetario estaba también pensado para sus hermanos de congregación o cualquier otra persona que, al igual que Fray Raimundo Gómez, recién entrado en la Orden, hubiera sido nombrado cocinero de convento o casa religiosa sin tener ninguna idea del arte de la cocina, como le ocurrió a él. Así es como este fraile aragonés, nacido a finales del siglo XVII, comenzó su contacto con la cocina.

Juan de Altamiras, es el pseudónimo de este religioso franciscano de la Regular Observancia, llamado Fray Raimundo Gómez. Fray Raimundo Gómez, nació en los últimos años del siglo XVII en la villa de La Almunia de doña Godina y murió en Zaragoza en torno a 1769. Entre los diferentes conventos en los que estuvo de cocinero destaca su presencia al frente del Servicio de la Cocina del Colegio San Diego de Zaragoza. La aceptación de su obra Nuevo Arte de Cocina fue tanta que se convirtió en uno de los libros de cocina más editados del siglo XVIII, e incluso del XIX, pues durante esos dos siglos llegó a ser la obra con más influencia desde el punto de vista culinario.

EL NUEVO ARTE DE COCINA, SACADO DE LA ESCUELA DE LA EXPERIENCIA ECONÓMICA”, se fragua en los fogones de los diversos conventos en los que Fray Raimundo había ejercido su labor, y nace con un objetivo muy claro, que los pobres pudieran comer bien por muy poco dinero; pues el entorno en el que se encontraba era el de una pobreza extrema. En España en esos tiempos la ausencia del concepto de Estado del Bienestar, la falta del reconocimiento de los derechos sociales y, por lo tanto de su garantía, dejaba a su suerte a muchos españoles y españolas que podían quedarse sin trabajo, enfermar gravemente, sufrir accidentes de trabajo, o llegar a una edad en la que ya no se puede trabajar. Muchas personas con trabajo vivían en situaciones muy calamitosas. Un gran número de los españoles eran marginados, siendo denominados “pobres naturales”, “pobres de solemnidad” y mendigos. Otro amplio grupo era el conocido como el de los “vagos”, “vagabundos” o “maleantes”, por lo que Fray Raimundo, buscó la forma de que estas clases pudieran disponer de un plato que les alimentara y aportara los nutrientes básicos con el mínimo esfuerzo económico; y, además, que fuera un manjar; así es como nace su libro en el que resalta lo de “sacado de la escuela de la experiencia económica” es decir, de hacer malabares para la escasa economía que manejaba la España de esos tiempos y, a ser posible, disfrutar del paladar.

El propio Fray Raimundo “Juan de Altamiras” dice textualmente:  

En el mismo instante en que forzado de mi obediencia me hallé en el empleo de la cocina, sin director que me enseñara lo necesario para el cumplimiento de mi oficio, determiné, cuando bien instruido, escribir un pequeño resumen ó cartilla de cocina; para que los recien profesos, que del noviciado no salen bastante diestros, encuentren en él, sin el rubor de preguntar que acuse su ignorancia, cuento pueda ocurrirles en su oficina.
A este fin he consultado á mis amigos de bastante esperiencia en el asunto que trato, he leído libros y manuscritos en la materia: y la aplicacion y ejercicio, me ha dado luz para esta pequeña obra, que quisiera fuese de alguna utilidad al bien comun, y mas principalmente à gente de economía: porque siendo preciso y necesario el gasto, con que la vida humana se ha de mantener, como es justo teniendo presente esta cartilla, no se despreciará cosa alguna; pues lo calamitoso de los tiempos no permite desperdicios; á mas de que en los pobres de Jesucristo es mas culpahle cualquiera gasto superfluo.

En 1745, cuando fue impreso por primera vez el “Nuevo Arte de la Cocina”, hubo de tener diversas aprobaciones, una de ellas, la que sigue textualmente a continuación, es la de Francisco Ardit, Cocinero Jefe de la Casa Real, por aquel entonces el monarca era Felipe V.

Francisco Ardit dice:
“he reconocido el Libro intitulado: Nuevo Arte de Cocina, sacado de la Escuela de la experiencia economíca, escrito por Juan Altamiras,
y confieso, que ha elegido el Autor el mas proprio modo de escrivir á la moda, pues ya hemos llegado à un tiempo, que solo se vive para comer; asi me ha declarado esta verdad los muchos años hace , que voy tostandome entre las Cocinas mas fuertes de esta Corte, siempre inquieto, y desvelado para inventar nuevos platos, en que saborearse el delicado gusto de mis Amos; y protesto, que por mas que contentarles he procurado, nunca del todo pude conseguirlo: Aqui hallaràn los de mi profesion el mas estraño conjunto, que pudiere ofrecerse à la comun utilidad, ya para desempeño de su oficio, como para saciar los apetitos de tantos, como vemos, que procuran la explendidez de sus mesas, con la simetría de abundantes, y exquisitos manjares, para lucimiento de su grandeza. De todo quanto escrive el Autor, ha hecho de ello la prueba, y yo no hallo cosa, que se oponga á la salud de quantos ( on ella ) quisieren comerlo; ni á la menor regalía de su Magestad, pues todo se encamina á contentar el gusto, sin mucho gasto, para lo que es digno de la impresion. Asi lo siento. Madrid, y Julio 4 de 1745.

Francisco Ardit.

        En el Archivo Diocesano se encuentra una magnífica edición de “EL NUEVO ARTE DE COCINA, SACADO DE LA ESCUELA DE LA EXPERIENCIA ECONÓMICA” de Juan de Altamiras, del que os acompaño una receta que espero alguien ponga en práctica e informe de su resultado.

Queda transcrita textualmente:

Cuadro de texto: Calabazas rellenas.
Escogerá; las calabazas del tamaño, las corlarás del cabo y coro a un dedo:
luego tomarás media caña que no tenga nudos, que esté á modo de las barrenas que tienen los carreteros ó cuveros , y taladrarás las calabazas de una á otra parte quitándoles el corazon, en cuyo hueco pondrás de la carne picada con los requisitos dichos en las almóndigas del carnero, reillenando las calabazas, y despues las pondrás en una cazuela; échalas el caIdo de los huesos. Ponlas á cocer por espacio de dos horas; la pasta y huevos las Comprime para que no se deshagan: cuando estén cocidas, échalas la salsa de avellanas tostadas con un tostón de pan remojado, huevos у especias, desatándolo todo en el mismo caldo; dará un par de hervores, moviendo de ruando en cuando la vasija no se socarren: así lo podrás servir.



viernes, 21 de julio de 2017

I CERTAMEN LITERARIO "POESÍA POR LA AGRICULTURA” (España)



Género:  Poesía


Abierto a:  escritores nacidos o residentes en España


Entidad convocante: Asociación para la Promoción de la Cultura y el Arte “La oruga azul” y Asociación CO-MARCA GUADIX NATURAL.


País de la entidad convocante: España



Fecha de cierre:    15 de Septiembre de 2017



BASES


 La Asociación para la Promoción de la Cultura y el Arte “La oruga azul” en colaboración con LA Asociación CO-MARCA GUADIX NATURAL con la finalidad de promover la creatividad literaria y apoyar los productos de nuestra tierra. Convoca el I Certamen literario y artístico “Poesía por la agricultura".

1. Podrán participar en este certamen todos los escritores que hayan nacido o residan en España.
www.escritores.org
2. Los trabajos literarios tendrán una extensión máxima de 30 versos, en letra tamaño 12, Arial, originales, rigurosamente inéditos y no presentados a otros certámenes.  El tema de las obras será la agricultura y su ambiente, se enviarán al correo:
 laorugazul2013@gmail.com.

3. El plazo de presentación comienza el 15 de  julio y finaliza el 15 de septiembre de 2017.



4. Un jurado compuesto por personas relacionadas con la literatura y la agricultura valorará los trabajos.

5. De todos los trabajos presentados, se seleccionarán 20 que a criterio del jurado tengan mayor calidad, entre los que se escogerán los ganadores. Los 20 mejores trabajos literarios, serán publicados en el blog de “La Oruga Azul”


6. Premios: Se establecen dos premios, un ganador y un accésit.


• 1 Premio: recibirá un lote de productos y un lote de libros.
• 2º premio:un lote de productos.


El fallo del jurado se dará a conocer el día 29 de septiembre en un acto público organizado por ambas asociaciones convocantes.

lunes, 17 de julio de 2017

ABSOLEM (Revista electrónica), Núm. 46, 15 de julio de 2017 "Celebración".



Revista ABSOLEM, editada en Guadix (GRANADA) por la Asociación para la Promoción de la Cultura y el Arte "La Oruga Azul", 
laorugazul2013@gmail.com
ISSN: 2340-8634





SUMARIO



PORTADA (diseño), revista ABSOLEM.



ARTISTA ANFITRIÓN: 





VÍDEO: 





ARTÍCULOS: 






OPINIÓN: 





RELATOS: 










POEMAS: 











La soledad del prevencionista, por EDUARDO MORENO ALARCÓN.



            Estaba allí plantado, en el sótano de un fértil Mercadona. Improvisada alacena, una oquedad en el forjado albergaba un transistor. La radio escupía voces cual disparos en el frente laboral. Monologaban dos locutores con una alegría impropia, fingida, beoda.
            De pronto, escombros y polvo. Un portazo.
            —¡Puta puerta!
            Nuevo portazo.
            —¡Me cagüen su puta madre!
            Las ocho y treinta y cuatro.
            —¿La acometida de la izquierda o la de la derecha? —se oyó desde arriba, en el hueco del ascensor.
            Ahora cantaba Loquillo, su timbre chulesco y rasgado.
            Ruido. La sierra circular contra el ladrillo, royéndolo, tajando el adoquín en dos mitades desiguales. La radio. La sierra. La música estridente. Los dientes de metal. Protección auditiva obligatoria: sin señalizar.
            Y allí seguía él. Contemplándolo todo. Mirando y apuntando mientras otros trabajaban a destajo sin matarse. Cada uno a lo suyo. Como la vida misma.
            Las 8:47. Ahora berreaban unos australianos. Parecía hienas.
            Entre tanto, él tomaba notas absurdas para una lista de chequeo. Solo. Silencioso. Protegido por un casco y los tapones auditivos. Ya estaba acostumbrado. «Mejor así».
            —¡Las nueve y doce minutos! —Bramó el altavoz.
            Ya faltaba menos para el desayuno, esa tregua afable y deseada. Tan grata como agua de mayo. Receso en solitario, como casi siempre: acompañado de un café con leche y una tostada con tomate y aceite precintado. Higiene: OK.
            A través de los tapones, amortiguado, sonaba un estruendo infernal. Las radiales hacían coros a canciones insufribles. Al fondo, en el parking, una carretilla elevadora puso la guinda con pitidos alarmados. Señal acústica: OK.
            De cuando en cuando entraba algún trabajador del súper, en dirección a los vestuarios, tomados por el polvo algodonoso del escombro. Muy pronto los aseos serían ruinas de paveses. Aquello semejaba las aceifas de Almanzor.
            Y, de pronto, cuando menos lo esperaba, cuando toda su esperanza zozobraba, entró un albañil por la puerta. Cincuentón, bigotudo y cargado de espaldas. Sonrió cortésmente y, mirando al prevencionista a los ojos, saludó con tono amable:
            —Buenos días.

            Todo un triunfo a celebrar.

Regalos de reyes en fin de año, por CARLOS LAS HERAS YUBERO



Ya por pereza, por edad, por desilusión o por desconfiar en la magia, nada pido, (al menos de viva voz) a los Reyes Magos, pero aun así, fui agasajado con un magnífico regalo:
Me llamaron entre risas y cava, cada burbuja que tomé quería salir por la nariz y volver a la mar cercana; me salí a la terraza a llamarme a mí mismo al móvil, para ver si estaba, pero... no, no me hallaba.
Oía petardos y cohetes que encendían las nubes para que se alejaran y no taparan el sol de la mañana que yo tanto necesitaba.

Gritos de alegría en la casa y yo intentando llamarme en la terraza, para felicitarme por tener el enorme privilegio de estar allí, justo donde en ese momento pisaba, por tener la suerte de darme cuenta que oyendo la algarabía, los cohetes y las olas, todo a la vez, era un fin de año soñado.

Noté que por fin mi móvil daba señal, de que alguien se ponía al otro lado y al pegar la oreja me escuché decir:
- Los Magos recibieron tu carta, no la has escrito pero la anhelabas escribir; son muchas  las cartas que no has escrito aunque en el cielo han quedado grabadas, así que recogieron tu carta y la de otras tantas personas y para ahorrar gastos de envío y evitar colas de correos, para evitar paquetes inútiles y todos esos líos, se le ocurrió a Gaspar (que significa Guardián del tesoro) hacer un paquete comunal y juntaros a todos vosotros aquí, donde ahora te escuchas y te hablas.

Así pues, reunieron vuestras necesidades, esperanzas y ganas, y os abrieron las oportunidades de recoger vuestro regalo, porque sois regalo de los demás, y los demás vuestro.
Has de saber que todos respondéis a los sueños de los cercanos; nosotros sólo hemos dejado hueco en vuestro tiempo para regalar vuestra presencia a los demás y que estos regalen con la suya; ahora os toca sentirlo y disfrutarlo.

Sin poder añadir una palabra, sin poder parpadear ni una sola vez, se cortó el teléfono; unos instantes de incredulidad, de volver a la realidad, y alguien pasó a la terraza donde yo estaba y me dijo:
-  no hay forma de llamar, están las líneas saturadas.
Yo le sonreí y le dije:

-  depende de con quien quieras hablar, depende desde donde te llegue la llamada.