La Oruga Azul.

La Oruga Azul.
La oruga se puso azul turquesa, porque presa de la luz de la poesía, reposa en las cuartillas de la mesa Impregnada de tinta y fantasía… (Antonio Peláez Torres),

viernes, 15 de abril de 2016

Agnus Dei o el borreguillo de abril, por FRANCISCA MARTÍN


El borreguillo de abril, de Francisco de Zurbarán


Podría haber elegido cualquier obra del maestro Zurbarán, maestro de la luz que se refleja en la materia y de la oscuridad que la revela. Hoy sin embargo, revisando reproducciones de sus más notables composiciones, se me clava la imagen de su Agnus Dei y me adentro en el reino de la impotencia en todos los matices de intensidad. Inocente, quieto, vulnerable, solo, desprovisto de oportunidad y de suerte, la vida en suspenso de un borreguillo al que Don Francisco también priva de cualquier adorno, halo o estandarte. Porque este cordero no señala ningún dogma, sino que nos habla de algo muy profundo que no cabe en ningún sistema de creencias, acaso las trasciende. Y es, quizá, precisamente, por la austeridad y sencillez con la que nos lo presenta, que sentimos su abandono y vulnerabilidad como propios.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada