La Oruga Azul.

La Oruga Azul.
La oruga se puso azul turquesa, porque presa de la luz de la poesía, reposa en las cuartillas de la mesa Impregnada de tinta y fantasía… (Antonio Peláez Torres),

lunes, 14 de marzo de 2016

Volverse tierra, por ISABEL REZMO.



No soy un ojal, un impulso del viento donde las calles
se hacen lánguidas, soporíferas.
Me muevo al amparo de las pisadas en los asfaltos.
En los bulevares, en los jardines, en anhelo, en una flor que
está guiñándome un ojo en cada milímetro del torso. Los
paréntesis dejaron de dominar el verso de las escaleras,
se convierten en puro rocío en las mañanas.
Una mano o dos, o veinte.
Trepando por el angosto mar de los árboles,
acariciando la savia que esgrime rozaduras entre el tronco
de una salvaje vereda.
Y el puntero exime huellas
entre  matorrales,
como el olivo que ejerce la fuerza en su tallo
moviendo al viento al son de sus alas.

Todo se vuelve  tierra.
Se vuelve al unísono de una marea  equivalente
a  los miedos. A las dudas, a las variables que ejercen
la fuerza, en los dedos,
y una mano, como en los ramajes
me grita para huir hacia el cielo.


No hay comentarios:

Publicar un comentario