La Oruga Azul.

La Oruga Azul.
La oruga se puso azul turquesa, porque presa de la luz de la poesía, reposa en las cuartillas de la mesa Impregnada de tinta y fantasía… (Antonio Peláez Torres),

lunes, 14 de marzo de 2016

Árboles solitarios, por ANTONIO MORILLAS JIMÉNEZ



(Para Carlos Jiménez, que ya vive en el viento) 


Presiento que algún día  
volaré sobre las abruptas 
y macilentas 
cordilleras de la ciudad,  
para posarme sobre la copa 
de los árboles solitarios del campo 
que perciben en la distancia   
el rumor del agua, 
y solo ven silencio 
cuando miran alrededor. 
  
Hoy, que solo soy una palabra 
anclada en el puerto calmo 
de los días, quiero decir  
que  me producen vértigo 
los árboles perdidos, 
a la intemperie, 
en  la inmensidad de la llanura,  
por donde se tienden  
los campos de trigo    
como guardianes de las sombras.

Hoy, quiero decir 
que soy presa del desasosiego 
cuando escucho en la distancia 
el trinar de los pájaros  
sobre el lívido esqueleto 
de las ramas solitarias  
que sollozan en medio del abismo. 

No hay comentarios:

Publicar un comentario