La Oruga Azul.

La Oruga Azul.
La oruga se puso azul turquesa, porque presa de la luz de la poesía, reposa en las cuartillas de la mesa Impregnada de tinta y fantasía… (Antonio Peláez Torres),

lunes, 15 de junio de 2015

Moscas, por CELIA NAVAL NAVAL.



Me siento un trozo de piel del mundo y sufro a consecuencia de esa gangrena social tan instaurada en tantos tejidos sociales para la que no se quiere encontrar medicina.
Sin sentir hambre, acomodados en la opulencia, sobre-nutridos de  abundancia, nos extraña que  al canto de sirena, semejantes nuestros abandonen su familia y su entorno conocido para lanzarse a la aventura. Y se les recrimina que no respeten las fronteras, que invadan nuestro confort. Con paletas mata-moscas nos los sacudimos insistentemente chafándolos sin piedad  sin importarnos si muchos dejan la vida en el empeño.
 Me siento un trozo de piel del mundo y sufro a consecuencia de esa gangrena social tan instaurada en tantos tejidos sociales para la que no se quiere encontrar medicina. Es tan difícil entender que mientras que el cuerpo que forma la humanidad no cure con remedios o amputaciones esa gangrena, seguirán pululando, criando y volando hacia las zonas irrigadas con la sangre del progreso ,(no olvidemos que esa sangre infinidad de veces nos la adueñamos en transfusiones ilícitas) las moscas de la pobreza, del expolio, de la guerra, de la falta de libertades, como pregoneras  de que esa gangrena sigue minando sin freno nuestro cuerpo humano instalándose calladamente hasta matarlo.

Me escuecen los ojos y me llora el alma. Busquemos soluciones.

No hay comentarios:

Publicar un comentario