La Oruga Azul.

La Oruga Azul.
La oruga se puso azul turquesa, porque presa de la luz de la poesía, reposa en las cuartillas de la mesa Impregnada de tinta y fantasía… (Antonio Peláez Torres),

viernes, 14 de septiembre de 2018

ALETEO, por Isabel Pérez Aranda.



Cada vez que se veían, 
temblaban las musas dormidas, 
se entonaban cantos de sirenas, 
y se dejaban posar para respirarse a sí mismos, 
olvidaban el lugar el momento y hasta el ser 
para refugiarse tal camaleones de un entorno hostil. 

Cada vez que se veían,
ahogaban los olvidos, 
los tiempos perdidos 
asumían el riesgo de desaparecer, 
de ser engullidos por los ecos reflejos, 
de perder los contornos, 
de hacerse humo,
y disiparse como aire. 

Cada vez que se veían 
era un principio, un final 
rompían las olas su hechizo mimético
 y no había viento que los sostuviera
ni flecha que los acoplara
mas que el vibrante aleteo de psique 
volando hasta el amanecer. 

No hay comentarios:

Publicar un comentario