La Oruga Azul.

La Oruga Azul.
La oruga se puso azul turquesa, porque presa de la luz de la poesía, reposa en las cuartillas de la mesa Impregnada de tinta y fantasía… (Antonio Peláez Torres),

viernes, 14 de noviembre de 2014

En la noche la luna nos cobijaba, por ESNEYDER ÁLVAREZ




En la noche la luna nos cobijaba,
el cielo era testigo del amor que mi temor no me permitía declarar,
tú piel mostraba el frio que nos causaba la lluvia
un hombre y una mujer se encontraban en medio de la calle oscura.

Nuestra  mirada fija, hacía que los rostros se tatuaran en los corazones.
nuestros poros sentían como Las gotas se deslizaban lentamente,
nuestros cuerpos buscan el calor que no deseábamos perder,
nuestros  labios se entrelazaron hasta que hicimos desaparecer el tiempo.

En la noche la luna nos cobijaba,
el cielo era testigo del amor que te entregaba poco a poco,
tú piel mostraba el frio que nos regalaba la lluvia,
un hombre y una mujer descubrían poco a poco el amor.

Las estrellas en el cielo, en forma de corazón, se alinearon,
Cupido nuestros corazones con sus flechas nos enamoraba,
Nuestros ojos se  abrieron y los labios lentamente se fueron separando,
fueron aumentando los suspiros.

Desde mi corazón a mis labios llego un te amo,
el eco salió desde tus ojos,
y la réplica se demostraba en nuestras inseparables manos.

En la noche la luna nos cobijaba,
el cielo era testigo del amor que nos jurábamos
tú piel mostraba el frio que nos regalaba la lluvia,

Un hombre y una mujer encontraban el amor eterno.

No hay comentarios:

Publicar un comentario