La Oruga Azul.

La Oruga Azul.
La oruga se puso azul turquesa, porque presa de la luz de la poesía, reposa en las cuartillas de la mesa Impregnada de tinta y fantasía… (Antonio Peláez Torres),

viernes, 14 de noviembre de 2014

El primer silencio, por DORI HERNÁNDEZ MONTALBÁN



Yo creía en las palabras como creía en las flores
pero se ajaron demasiado y tuve que tirarlas.
Vi que las palabras eran blancas
como jarrones vacíos que esperan en las salas
                                              algún ramo de flores.

Ay! un día quise llenarlas,
llenarlas de corales, vestirlas de turquesas,
hacerlas como humanas.

Yo creía en los colores como creía en las palabras,
con razón quise pintarlas,
quitales las caretas y hasta dejarlas sin bragas...
así me fui quedando inmensamente sola,
salieron como huidas, quizá hasta asustadas.

Un día me di cuenta que mi voz ya no sonaba,
vivía de silencios,
sentía mi silencio y mi silencio hablaba.

Vino de repente a mí una palabra,
yo quise conocerla, invitarle a que pasara
aunque sentía mi silencio y mi silencio hablaba,
no se quedó conmigo, pues no entendí ya nada.

No hay comentarios:

Publicar un comentario