La Oruga Azul.

La Oruga Azul.
La oruga se puso azul turquesa, porque presa de la luz de la poesía, reposa en las cuartillas de la mesa Impregnada de tinta y fantasía… (Antonio Peláez Torres),

sábado, 14 de enero de 2017

La ciudad, por MARÍA ELENA LEYVA MIRANDA.



La ciudad duerme, no se ven luces en las ventanas, casi todo es silencio; de vez en cuando se escuchan llantos infantiles, buscando los brazos de su madre. También se escuchan quejidos de ancianos, porque les duelen sus huesos. En el cielo brillan las estrellas, parecen firmas de Dios sobre un gran pergamino. "Un gran techo al que miran personas que por distintos motivos, no pueden reconciliar su sueño. Los grandes edificios mirando al cielo. En los hospitales, no hay tanto silencio. Madres alegres, que reciben con ilusión a un hijo nuevo, otros son enfermos llorando en silencio. Para unos comienza la vida, para otros acaba su tiempo. En su calendario llego ya su día , sin que ellos los sepan. ¡Llego un nuevo día! El sol ha salido, todo es movimiento, los niños que van al colegio, con zapatos nuevos. Unos padres que van al trabajo, otros que buscan empleo. Todo son luces y sombras,  pues aquí nada es perfecto.

No hay comentarios:

Publicar un comentario