La Oruga Azul.

La Oruga Azul.
La oruga se puso azul turquesa, porque presa de la luz de la poesía, reposa en las cuartillas de la mesa Impregnada de tinta y fantasía… (Antonio Peláez Torres),

sábado, 14 de enero de 2017

Ciudad vertical, por ISABEL PÉREZ ARANDA.



Cada día que pasa esta urbe espigada,
se desliza sobre un mar sereno y sinuoso,
empujada de soles y mareas regias,
se vuelca en el ingente aglutinado humano
y galantea de arenas limpias 
que desmontan su incesante festinación.

La absorbe y realimenta rendir pleitesía de luz,
cada aleteo de gaviotas insufla libertad de espacio,
y un tiempo perenne deshace las rocas del Mal pas.

Esta urbe que soporta el trasiego infinito
con millones de pisadas transcurriendo hipnóticamente,
casi por inercia, respira agitada,
cuando su simple observación bastaría para alegrar el alma.

Esta ciudad de escalones verticales, suspira
desde su alto de cruz y amplia su secreto,
acoge sin perjuicios edades y conjuros,
siembra con destreza imanes de ida y vuelta,
y asombra retinas de quienes por primera vez,
la descubren.

No hay comentarios:

Publicar un comentario