La Oruga Azul.

La Oruga Azul.
La oruga se puso azul turquesa, porque presa de la luz de la poesía, reposa en las cuartillas de la mesa Impregnada de tinta y fantasía… (Antonio Peláez Torres),

domingo, 14 de febrero de 2016

Halley, por F. JAVIER FRANCO.



Cruzamos nuestros silencios
intentando conformar con ellos una palabra,
pero silenciosos, perdidos, desnudos,
mirando con ojos llorosos
la perenne inmensidad del cosmos,
buscamos fuera de nosotros mismos
lo que dentro, sin saber, o no, guardábamos,
o quizá, es seguro, allí nos esperaba.
¿Recuerdas cuando vivimos el año del cometa?
Corrieron cosas, tantas cosas, tal vez,
que ya no puedo recordarlas,
se fueron escurriendo por el sumidero del olvido
y, sin embargo, sé que las hubo,
que las tuvimos, que las vivimos…
Intercambiábamos versos e ilusiones
que la vida ha ido deshojando 
para quedar el despojo de una margarita muerta.
Al final no fue,
pero en aquellos ínfimos y eternos compases
todo lo vivíamos como si estuviera siendo…
Y probablemente lo era.
Cuando regrese Halley,
seremos tan viejos que ya no seremos,
pero él sabrá que estamos
donde estuvimos…
Silenciosos, perdidos, desnudos,
mirando con ojos llorosos
la perenne inmensidad del cosmos,
buscando fuera de nosotros mismos
lo que dentro, sin saber, o no, guardamos,
o quizá, es seguro, allí, aquí nos espera.
Cuando regrese Halley,
sí, cuando regrese,
todo será tan igual 
que nos resultará muy distinto.
Y nunca será, ha sido tan tarde.



No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada