La Oruga Azul.

La Oruga Azul.
La oruga se puso azul turquesa, porque presa de la luz de la poesía, reposa en las cuartillas de la mesa Impregnada de tinta y fantasía… (Antonio Peláez Torres),

martes, 15 de abril de 2014

Sit Tibi Terra Levis, por PEDRO PASTOR SÁNCHEZ



Que los dioses se apiaden de mi alma en esta mi postrera hora. Yo siempre he tratado de agradarles, de venerarles, de rendirles pleitesía. Los mejores frutos de mi jardín colmaron las  hornacinas con sus efigies. Mis más rechonchas gallinas regaron con su sangre el ara sagrada. No pasó un solo día sin que elevara mis plegarias a las deidades, rogando por la fecundidad de los campos, por la salud de los míos, por el éxito en los negocios.
Durante un tiempo vi resarcidos mis sacrificios. Mis enemigos sucumbían ante mí, nadie osaba contradecirme ni levantar su mano contra mi estirpe, sabedores de que era acreedor del beneplácito divino. Mis posesiones se multiplicaron y todos y cada uno de mis propósitos se materializaban, no sin esfuerzo y una férrea disciplina, todo hay que decirlo.
Es cierto que muchos sufrieron mi ira, que mi ansia arruinó familias enteras, que mi desprecio  y egoísmo envileció hasta la médula incluso a mis parientes más cercanos. Más aún, no me vanaglorio de ello, pero sembré de muerte y caos numerosas villas. Mi depravación me llevó a sobornar a corruptas autoridades, a disfrutar de mis perversiones infligiendo dolor en sórdidos lupanares. Así de seguro me sentía, así de poderoso llegué a ser, venerado y temido al mismo tiempo.
Ahora que me encuentro postrado e inmóvil, que sólo las plañideras que yo mismo he costeado me rodean, me pregunto cuándo y por qué las divinidades me dieron la espalda. ¿Acaso no les atendí como merecían?. ¿Acaso no les colmé de ofrendas?. ¿Por qué me castigaron arrancándome aquello que yo más quería?. Primero, la que fue vientre de mi heredero me abandonó nada más ver este la luz. Años más tarde, él mismo, mi heraldo y mano ejecutora, en la plenitud de su vida, la perdió a manos de sicarios. Tal era la envidia que suscitaba, así de cruel fue la venganza.
La soledad me hizo débil. La desconfianza creció en mi seno, y a mi alrededor, aquellos que se humillaron ante mí se cernían ahora cual buitres carroñeros para arrebatarme hasta la última de las migajas. No, nadie sintió lástima de mí, nadie me dio cobijo, nadie me procuró medicinas, y sólo el anillo de mis ancestros paga ahora los llantos y los rezos que rodean este camastro inmundo.
Porque las divinidades tienen que escuchar mi nombre, susurrarlo en la fría lápida junto al camino, y abrir las puertas de su morada a éste su siervo, que siempre les tuvo en tanta estima, que siempre obró para mayor gloria de toda la corte celestial. Y aunque el final sea amargo, aunque ya las lágrimas no lleguen a brotar de este enjuto cuerpo mortal, a través de este último acto de contrición anhelo alcanzar la plenitud, la vida eterna.
Un momento, no oigo ya los sollozos, no se desgarran las vestiduras. ¿Habré cruzado el umbral?. Hago un esfuerzo y de mis entrañas saco fuerzas suficientes para abrir estos pesados párpados. De repente, de la oscuridad más tenebrosa brota una tenue luz parpadeante, cual resquicio de una puerta azotada por el viento. Y del silencio del otro lado brotan sonidos que me resultan familiares. La puerta se abre.
“Acompáñame”, balbucea. “Pero, ¿a dónde?”, le interpelo apenas sin resuello. Y me replica: “¿Acaso no lo sabes?. Hace tiempo que te espero”.

Tras asir la mano de mi querido hijo, dirigimos nuestros pasos por un erial, colina arriba. Sobre nuestras cabezas, un cielo plomizo amenaza con caer sobre nosotros. A nuestro alrededor, etéreos espectros de decenas de víctimas de la codicia, la ambición, la avaricia, el deseo, nos vituperan a nuestro paso. Su aliento nos repugna, sus palabras nos angustian.
Al alcanzar la cima, el panorama se torna desolador. Una nueva colina calcinada, y otra más, cientos más en lontananza. No hay remisión posible. Estamos condenados a este castigo sempiterno.





 

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada