La Oruga Azul.

La Oruga Azul.
La oruga se puso azul turquesa, porque presa de la luz de la poesía, reposa en las cuartillas de la mesa Impregnada de tinta y fantasía… (Antonio Peláez Torres),

domingo, 15 de julio de 2018

ADVENIMIENTO, por Gloria ACosta


Pintura de Nacho Puerto


Llegó sin avisar. Los demás tuvieron tiempo de prepararse, de hacerse a la idea y algunos de no estar para verla, pero a ella le sorprendió su presencia como una visión intempestiva. Tuvo que aguzar la vista para arrancar en ella algunos rasgos familiares. El brillo joven de la mirada había dejado paso al velado opaco de viejos ojos de mujer vieja, de oscuras bolsas recorriéndolos, de pestañas pobres y lagrimeo continuo. El cabello fino y encanecido no guardaba ni un resquicio de su antiguo esplendor, perdida ya su marca de identidad cuando lo paseaba ondeante en las tardes de amigos. La tez se asfixiaba oscurecida por manchas que salpicaban el rostro formando traviesos dibujos arremolinados en las mejillas flácidas, en la frente y sobre todo en las manos. ¡Ah... las manos! Apoyadas en las muletas que sostenían el peso de su cuerpo seco, como garras huesudas de nudosos sarmientos ¿a quién acariciarán con el tacto áspero de aquel tiempo muerto? Observó por último los labios apretados que dibujaban la línea horizontal de un camino sin recorrer.
 Apartó la vista de su inminente vejez en el espejo deseando no haber despertado nunca del coma.

No hay comentarios:

Publicar un comentario