La Oruga Azul.

La Oruga Azul.
La oruga se puso azul turquesa, porque presa de la luz de la poesía, reposa en las cuartillas de la mesa Impregnada de tinta y fantasía… (Antonio Peláez Torres),

miércoles, 14 de septiembre de 2016

Casi Llueve, por CONSUELO JIMÉNEZ MARTÍN.






La llovizna desbravada

se sincera con la mañana.

Nubarrones descubren

el velo gris del cielo.

Un fleco blanco encendido

cabalga sobre las montañas.

La cara oculta del sol

rasga el zaguán de la existencia

emplazando desierto, oasis, vida.

Escucho al gallo instigador del verso

que insiste en prender mis párpados a la luz.

Amaina la lluvia sin barrer las calles,

las gotas rocían el cristal.

El hálito de húmeda hierba no cala los huesos

y en todas las bocas ya pía el buen día nos de Dios

siendo caricia obligada en las sombras

donde se escurren los sueños.

La piel transpira placidez, casi llueve.


2 comentarios:

  1. Tus letras son un balsamo para el alma,cuando las lees se acomodan en la piel en forma de bruma.
    Llegando a tocar tu alma con besos de seda.
    Un placer leerte. Consuelo Jime.

    ResponderEliminar
  2. Tus letras son un balsamo para el alma,cuando las lees se acomodan en la piel en forma de bruma.
    Llegando a tocar tu alma con besos de seda.
    Un placer leerte. Consuelo Jime.

    ResponderEliminar