La Oruga Azul.

La Oruga Azul.
La oruga se puso azul turquesa, porque presa de la luz de la poesía, reposa en las cuartillas de la mesa Impregnada de tinta y fantasía… (Antonio Peláez Torres),

miércoles, 14 de junio de 2017

A Virginia Woolf, por CARMEN HERNÁNDEZ MONTALBÁN.


Tu espíritu fue un manglar acostumbrado a mareas
pero acechabas desconfiada el movimiento de las olas.

Fue el recuerdo persistente de pausados naufragios...,
tu corteza desconchada de madero a la deriva,
no resistió el último envite.

Virginia,
tu nombre de vestal era un escarnio
a tu corazón de amazona,
latiendo enfebrecido con la pluma.

Amaste a partes iguales,
fuiste Orlando insomne,
levadura del amor y de la muerte.

No fue, tu casa, caparazón de tortuga,
sí fue, tu alma, acantilado pulido
por la furia del océano.

Tus alas eran de papel
donde la tinta soñaba
con una habitación propia.

No hay comentarios:

Publicar un comentario