La Oruga Azul.

La Oruga Azul.
La oruga se puso azul turquesa, porque presa de la luz de la poesía, reposa en las cuartillas de la mesa Impregnada de tinta y fantasía… (Antonio Peláez Torres),

jueves, 14 de julio de 2016

Entre números primos y sonetos, por PEDRO CASAMAYOR RIVAS.


El día que aprendí a contar las sílabas,
eché a perder mi idilio con los números
 y su amplio colectivo de acertijos.
Y comencé a llorar impresionado,
al descubrir en mí esa insistencia sorda
de colocar palabras sobre el miedo
de tartamudear el olor de las fresas,
de callar a ignorantes
con epanadiplosis y diptongos.
Con la fuerza invisible que encuentro en la ironía,
en la belleza rara que descifro en las feas,
esclarezco la incógnita,
el teorema incompleto que me atrajo a sus cifras,
dando a mi abecedario libertad
para iniciar un pacto de unión y mestizaje
entre números primos y sonetos.

Se acerca un heptasílabo despacio.
Sólo las matemáticas juzgarán nuestro amor.


No hay comentarios:

Publicar un comentario