La Oruga Azul.

La Oruga Azul.
La oruga se puso azul turquesa, porque presa de la luz de la poesía, reposa en las cuartillas de la mesa Impregnada de tinta y fantasía… (Antonio Peláez Torres),

jueves, 14 de enero de 2016

Sonetos asonatados a Sanlúcar de Barrameda, por TOMÁS SÁNCHEZ RUBIO.






I

Luz partida en mitad de la marisma
que en crisol deshace arenas doradas,
sueña con altivas naves aladas
rotas en más de mil perdidas islas.

Escandalosas sirenas  invocan
a las traviesas almas marineras
de danzantes mártires hilanderas,
que tejen redes en forma de rocas.

Grávido suelo fértil sanluqueño
nacido del salado padre barro,
que con celeste corazón velero

siguiendo el rumbo con timón varado,
me has dejado ver ocultos senderos
y renacer cada día en tus brazos.



II

Altivas fachadas ocres y blancas
silentes miran al angosto mar,
subidas a lomos de su arrabal
por durmientes faroles arropadas.

Celosas cigarras mezclan mil sones
callejeando sin rumbo entre sombras,
y dejan sus azules voces roncas
dando a luz a amantes en los rincones.

Tus casas, Sanlúcar, del más rojo oro,
sueñan al alba con ser amapolas,
frescos y arrebolados los rostros,

que dirigen al horizonte sus copas
sintiendo el más hondo gozo
de ser de noche mecidas por olas.


No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada