La Oruga Azul.

La Oruga Azul.
La oruga se puso azul turquesa, porque presa de la luz de la poesía, reposa en las cuartillas de la mesa Impregnada de tinta y fantasía… (Antonio Peláez Torres),

viernes, 14 de febrero de 2014

Háblame de los libros que lees, de PEDRO CASAMAYOR RIVAS.


Háblame de los libros que lees,
del olor de tu biblioteca
cuando vuelves mojada por la lluvia,
permíteme entrar en tus ojos
cuando se convierten en río de Ofelia,
cuando los velos de la noche
ocultan los ojos del agua
y nacen las flores de la Alhambra.
Me convertiré entonces en la dedicatoria
grabada sobre el lomo de tu recuerdo,
en la biografía oculta de tus días encantados,
en el marca páginas que te lleve
hacia esa hoja donde una lisonja
vencerá a la muerte.
Déjame leer y ser libro contigo
para esquivar cien días de soledad,
llevando nuestro descanso a
el zaguán de la casa encendida de Rosales,
a los pasos fecundados que tatuarán
el vientre de Yerma.
Ya nunca estaremos solos, la vida
escribirá su prólogo entre nuestras páginas,
sobre nuestro cuerpo literario,
para ser a diario y sin agravios
esa buena excusa que irá dibujando nuestra portada.


No hay comentarios:

Publicar un comentario