La Oruga Azul.

La Oruga Azul.
La oruga se puso azul turquesa, porque presa de la luz de la poesía, reposa en las cuartillas de la mesa Impregnada de tinta y fantasía… (Antonio Peláez Torres),

miércoles, 14 de enero de 2015

Sumido en la oscuridad, por SERGIO PASCA




Sumido en la oscuridad
no veo a donde voy.
Pero no tengo miedo
porque contigo estoy.

El miedo atroz
a no ver más la luz del sol
hace que sienta intenso en mi,
tu aroma y tu calor.

¡No me hace falta ver!
Mis ojos eres tú.
¡No me hace falta oír!
Tu voz quedó grabada en mi.
¡No me hace falta oler!
Aromas frescos absorbo por mi piel.
¡No me hace falta saborear!
El ardo tacto de tus labios,
me extasía el paladar.

Pero el tacto:
sentir tu mano en derredor,
el latir del corazón.
¡Por Dios, no me privéis

de tal fervor!

No hay comentarios:

Publicar un comentario