La Oruga Azul.

La Oruga Azul.
La oruga se puso azul turquesa, porque presa de la luz de la poesía, reposa en las cuartillas de la mesa Impregnada de tinta y fantasía… (Antonio Peláez Torres),

viernes, 14 de abril de 2017

No existo, por CONSUELO JIMÉNEZ



Desdibujados los caminos, se hace arrastre el olvido,
Vagos recuerdos enturbian la memoria del río,
sabedores del reencuentro con el mar,
persiguen a contracorriente su destino.
La mañana se duerme en el hombro de la tarde,
retorna la luna que se hace día en el palpitar del sol.
Es el tiempo, duna en el pecho de la costumbre,
mera falacia en el discurrir de la historia,
eterna urdimbre del será, del es y del que fue.
Y mientras tanto, es tiempo en el tiempo,
de dar cuerda al reloj que yace en la garganta de la nostalgia.
Estoy en mí misma, espacio sin destino,
bruma en la nada, nube en el pecho de nadie,
no tengo miedo a la vida,
ni se fragua la muerte en mis venas,
no existo, soy palabra en el cristal de unos versos,
punto de luz en lo invisible, fluye el tiempo.
Late mi alma.


No hay comentarios:

Publicar un comentario