La Oruga Azul.

La Oruga Azul.
La oruga se puso azul turquesa, porque presa de la luz de la poesía, reposa en las cuartillas de la mesa Impregnada de tinta y fantasía… (Antonio Peláez Torres),

domingo, 14 de diciembre de 2014

El loco de la guitarra, de ESPERANZA SANDOVAL SANTANDER.


                               Dedicado al maestro de música y artesano de la guitarra Casimiro González

Noches de su duermevela
que entre rondeña o serranas
arpegiando peteneras
le dan los claros del alba.
La gente le llama loco.
¡El loco de la guitarra!
¡Loco porque habla con ella!
¡Porque le abre su alma!
Porque la guitarra vibra
como una hembra excitada
cuando le pasa los dedos
entre sus cuerdas de plata.
Por eso le llaman loco...
¡Porque la lleva abrazada
con trémolos de armonía!
¡Mismo pulso y misma alma!
¿Qué puede saber la gente
de la perfección que alcanza
un corazón cuando vibra
al compás de una guitarra?
¿Qué embrujo? ¿Qué sortilegio
los une? ¿Quién pone alas
al concierto tan sublime
cuando se funden dos almas?
¡La sangre se vuelve copla!
¡La copla se vuelve alma
y alma notas y acordes
fundidos en la guitarra!
¡El corazón desvaría
como un loco por la danza
entre el ritmo y el deseo
de lo que el maestro manda!
¡Hombre, corazón y pulso!
¡Prima, bordón y templanza!
¡Partituras del silencio
para escuchar la guitarra!

3 comentarios:

  1. Preciosa alegoría a dos Almas fundidas: Alma en carne y Alma en Madera en una simbiosis perfecta.
    Nunca cuartetas rimadas acompasadas en consonancia tan bela para plasmar en palabras un sentimiento de alguien que llaman loco por hablar con su guitarra. Es que los demás no saben que ese instrumento habla?.
    Yo lo sé por experiencia ya que rasgueé sus cuerdas toda mi vida desde muy temprana edad.
    Mi enhorabuena a la autora, mi amiga Esperanza Sandoval Santander, con mi admiración en un beso.

    ResponderEliminar
  2. Muy agradecida amigo Manuel Guillermo García por esta apreciación con la que engrandeces mis versos. Un abrazo.

    ResponderEliminar