La Oruga Azul.

La Oruga Azul.
La oruga se puso azul turquesa, porque presa de la luz de la poesía, reposa en las cuartillas de la mesa Impregnada de tinta y fantasía… (Antonio Peláez Torres),

martes, 14 de febrero de 2017

Una misak, por MAURICIO JARAMILLO LONDOÑO.



Estaba en la Feria Artesanal de Manizales, mi ciudad natal, y ¿qué me encontré en uno de los stands?: a Dora Lucía Yolanda, indígena Misak, madre de cuatro hijos, casada con Julio Almeida, presentando sobre una mesa unas pequeñas bolsas con alimentos naturales: quinua, kiwicha o amaranto, tarwi, maca, chía y otras especies de granos ancestrales de Los Andes.
Dora Lucía lucía su vestimenta típica: falda negra, blusa de un sólo color y pañolón azul de lana. Pasé junto a ella, miré sus productos, se me estranguló el corazón pues eran tan poquitos, tan escasa su exhibición, trasmitían tanta fragilidad, que, repito, se me arrugó el alma, se me mojaron los ojos, se me quebró la voz, porque a ella, a doña Dora Lucía, con su diminutez, con su sombrero ‘Tampal Kuari’ ―así lo llaman ellos, quienes como buenos guambianos dicen en su lengua wampi-misamerawan que lo usan como una manera de conservar sus pensamientos, y lo tejen como una forma de comunicarse con la naturaleza, los espíritus, los otros y uno mismo―, con su cantarina respuesta que brotó de su garganta como si salieran pajaritos del monte a hablar con uno, la vi tan delicada mirándome desde la profundidad de sus ojos negros cuando le pregunté de dónde eran estos paqueticos, de qué etnia era ella. 
La señora Dora Lucía, misak vestida de misak, hablando con la dulzura de las gentes del sur, se puso a contarme su historia abriéndome el bosque de su linaje:
»Desde que tenemos memoria los misak somos agricultores que cultivamos maíz, papa, café, ulluco, frijol, repollo, habas y estos granos que aquí le muestro. Pertenezco al Cabildo Mayor de Guambía. Mi esposo vino de la estirpe de nuestra etnia y aunque tenemos iglesia católica en el pueblo conservamos las creencias de nuestros antepasados y nuestra propia justicia ancestral.
»Y, sí señor, nos han apaleado por siglos, pretendido nuestras tierras como si fuese posible robarnos los sueños, lo que es de uno, lo que nos pertenece. Pero hoy, no porque nos lo hayan regalado ni doblegado, preservamos las costumbres propias, la lengua que es tan sagrada como el agua de los ríos, nuestra vestimenta que nos hace diferentes de los occidentales a quienes respetamos como humanos que somos, pero de quienes no aceptamos imposiciones ni malicias.
»Que por qué estoy en esta Feria, pues señor, porque necesitamos difundir las calidades de nuestros productos, darlos a conocer a todo el mundo, comerciar con ellos, buscar clientes. ¿A usted le interesan?

Le compré dos paquetes, uno de chía y otro de amaranto, le pedí su correo y aquí está: dorayolanda@gmail.com Le di las gracias por sus palabras y le dije que si me permitía darle un beso en la mejilla de despedida. Me miró extrañada, lo pensó, y me dijo que sí. Sentí su piel oscura sobre mis labios y me acerqué a mi estirpe, a mi familia, a mis orígenes. Me siento hoy algo de misak, y de seguro, en otra feria, encontraré también mi tercio siguiente: descendiente de negros; y por supuesto mezclado de vasco por eso de los frisoles y las arepas.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada