La Oruga Azul.

La Oruga Azul.
La oruga se puso azul turquesa, porque presa de la luz de la poesía, reposa en las cuartillas de la mesa Impregnada de tinta y fantasía… (Antonio Peláez Torres),

domingo, 15 de febrero de 2015

El vino y su entusiasmo y Maridaje perfecto, por CUSTODIO TEJADA.




EL VINO Y SU ENTUSIASMO

Mi sangre saturada de antocianos y taninos
confirma que estoy hecho de uva tinta
y que mi cuerpo actúa como una barrica
donde el alma salta de entusiasmo
al comprobar la divina metamorfosis
de cada latido y su roble.

Cada vino late a su manera,
con vida propia, como hacen los dioses;
porque no hay dos vinos iguales
lo mismo que no existen dos catas idénticas.
Cada botella de vino elabora un secreto
que sólo sabe el bodeguero
y aquél que osa beber de su misterio.
Sin conversación no hay vino bueno
porque para que un vino sea auténtico
hay que hablarlo despacio
y beberlo con mimo.
Sabiendo que si lo bebes con moderación
y disfrute
alargarás tu vida y serás un hombre nuevo.




MARIDAJE PERFECTO

                I
Al vino y a la cocina
hay que darles su tiempo
para que nos conviertan en comensales
del entusiasmo y su vendimia,
de su buena compañía y su sabio consejo.
No hay brindis en la memoria
que no se haya bendecido antes
con platos y cubiertos
y manjares exquisitos
en un tándem inseparable.

II
Como un barco y la mar,
-de la misma forma
el vino y la comida-,
elaboran el maridaje perfecto
para surcar los mejores instantes
que la vida nos ofrece
alrededor de una mesa y sus sillas,
a la hora del almuerzo o la cena
como si fueran el mismísimo
signo de los gemelos,
las dos caras de una misma moneda.


                III
El gran maridaje de la sonrisa y el vino
convierten al sorbo
en divina posesión
de tu boca en la copa
y de tu copa en mi boca,
que torna la monotonía
en el arte del trueque
y en la gloria del beso.

                               

No hay comentarios:

Publicar un comentario