La Oruga Azul.

La Oruga Azul.
La oruga se puso azul turquesa, porque presa de la luz de la poesía, reposa en las cuartillas de la mesa Impregnada de tinta y fantasía… (Antonio Peláez Torres),

domingo, 19 de marzo de 2017

Fallo del Certamen literario y artístico "Guadix primavera y vino"


Reunidos el jurado en Guadix, a día 19 de marzo de 2017:


Don Francisco Hernández Puertas.
Don Antonio Cuerva Hernández.
Doña Trinidad García Sevillano.
Doña Pilar Soto Hernández.

Tras la valoración de las obras presentadas, emiten el fallo:


PRIMER PREMIO DE RELATO: 

Camino de la Cónsula, de Javier González Delgado. 

1º ACCÉSIT DE RELATO: 

El sueño de Creso, de Eduardo Moreno Alarcón.


PRIMER PREMIO DE POESÍA: 

Liana dionica, por Isabel Pérez Aranda.

1º ACCÉSIT DE POESÍA: 

La cosecha, de Tomás Sánchez Rubio.


SELECCIONADOS: 

Poesía:

A Guadix, de Francisco Molina Infante.

Brindis, de Juan Manuel Seco del Cacho.

Caudal, de Javier Muñiz Pulido.

Celebración, de Antonio Morillas Jiménez.

Código de Barras, de Manuel López Arroyo.

Cuarteto del vino, de Carmen Hernández Montalbán.

El vino, de Alicia María Expósito.

El vino regresado, de José Ángel García Caballero.

En la tribuna, de Clara Adell.

In vino veritas, de Javier Castrillo Salvador. 

Larga espera, por Moisés Navarro Fernández.

Los animales de almas en celo, de Luïsa Lladó.

Vendimia de luz y solera, de Custodio Tejada.

Pura gloria, de Mª Luisa Soriano.

Sangre de estos campos, de Iñigo de la Guardia Rey.

El duende de la botella, de Primitivo Oliva Fernández.

Un contenido es una canción, de José Repiso Moyano.

Presentaciones y vuelos incoherente, de José Manuel Raya Medina. 


Relatos: 

Bajo la sombra de las uvas, de Alycia Alba.

El abuelo Ramón, de Alicia Díaz Costa.

El caldo enamorado de la rubia, de Beatriz Schleich.

El vino que hizo España, de Joséfa María Valenzuela Cánovas.

Enseñar al que no sabe, de José B. Santacreu.

Casa vieja de Guadix, de José Casado Aranda.

La creación del vino, de Antonio Peláez Torres.

La patrona, de Alfredo García Gregorio.

La taberna, de Paqui Garrido Ávila.

Tarde azulada y gris, por Antonio Gutiérrez Tejero. 

Los hombres de las tabernas, de José Vicente Alonso Solonis.
Peregrino del vino, de Mª Montserrat Palet Crua.
Piratas de Guadix, de Aliah Beik Pérez.

El vino de los héroes, de Custodio Tejada.

Ojos de ninfa, de Sergio Generelo Tresaco.

Saber espacial, sabor especial, de Pedro Pastor Sánchez.

El fruto de las cuatro estaciones, de Manuel Fernández de la Cueva.

Un vaso roto de taberna, de José Cobo de la Cruz.


La modalidad de cartel portada queda desierto por falta de participación.


Los primeros premios recibirán un lote de vino y 10 ejemplares del libro "Certamen de literario y artístico Guadix Primavera y vino"

Los accésit también recibirán un lote de vino y y 5 ejemplares del libro "Certamen de literario y artístico Guadix Primavera y vino".

Los escritores seleccionados que quieran adquirir ejemplares deben dirigirse al correo: laorugazul2013@gmail.com.

La entrega de premios tendrá lugar en el Patio del Ayuntamiento de Guadix, el día 8 de abril a las 21,30 h. durante la celebración de la Feria "Guadix Primavera y Vino".

La ilustración que aparece en la parte superior, obra de María Fernández Montalbán "Yedralina" será la que ilustre la portada del libro.






miércoles, 15 de marzo de 2017

Ojos vidriosos, por F. JAVIER FRANCO.



O
jos vidriosos
son los ojos del vidrio de un vaso.
Icebergs emergen
desde el fondo de un mar de licor
que diluir ojos
en témpanos de hielo.
Oscura pasa la noche.
Oscuro el llanto de una guitarra
mece un sueño sin destino,
un sueño sin sueños,
un sueño roto que romper la madrugada,
madrugada rota entre madrugadas rotas.
No existe nadie,
son siluetas oscuras.
Es hora de cerrar.
Ojos vidriosos
agonizan en la esquina de la barra,
navegan entre corrientes por horas perdidas,
un llanto sin lágrimas,
un mar de resentimiento y resignación.
No queda tiempo,
la alborada escapa.
Se destroza al caer una persiana.
La cama huele a sudor,
a desperdicio rancio de sueños
eternamente por venir.
Huele a soledad en compañía,
a noche muerta
y a viejas playas de resignación.
Ojos vidriosos
debieron morir en la trampa del vaso,
pero escaparon, una noche más,
tras el antifaz de la víctima.
No queda tiempo,
y las pestañas imantadas
buscan atravesar un gastado mapa.
No quedó tiempo.
Ojos vidriosos
son los ojos de un espejo cansado.

Esa mirada…, por ANTONIO PELÁEZ.


¡Quién pudiera verte en la mirada
aquel rayo radiante de alegría
cuando el sol descorría la alborada!
A la ruina faltaban todavía
al menos treinta años ¡casi nada!
para ver en tus ojos la apatía
las ganas de morir y en la almohada
echada la esperanza, muerta y fría
Me dijeron tus ojos: no se nombra
el día que con bata vine a verte
y no encontré de ti más que la sombra
resignada ¡lo sé! a la mala suerte
N lloré por tu vida ya vacía,
lloré porque sin ti ¿yo qué sería?
 

martes, 14 de marzo de 2017

La niña de sus ojos, por PEDRO PASTOR SÁNCHEZ.

           


           La agitación propia de un estreno se palpaba en el ambiente, tanto entre las butacas de un público expectante ante el arranque del espectáculo, ajeno a la vorágine de preparativos que se cocía en el backstage, como entre fotógrafos y reporteros especializados en moda, ante la vuelta a las pasarelas de la gran diva del momento, tras el receso al que se vio obligada después  del accidente de tráfico que sufrió hacía ya seis meses.
            Al fondo de la sombría y muda pasarela, cual istmo que uniera dos mundos, la mirada hipnótica de un ojo descomunal parecía transportar al observador a otra dimensión. Los arpegios que sonaban iban aumentando el ritmo de forma gradual, cual mantra que anunciara el advenimiento de algo novedoso, un hito en la breve historia de su joven protagonista.
Los ojos de Iris siempre fueron muy especiales. Tanto que, desde el mismo día del nacimiento, marcaron su destino. El nombre que habían pensado sus padres para ella, Joanna, en honor a su abuela materna, fue desterrado cuando la cría abrió los ojos. Al contrario de lo que suele ser habitual en los recién nacidos, el iris de la niña no estaba teñido del típico color grisáceo. Por el contrario, un refulgente verde prásino llenaba de clorofílica vitalidad sus cuencas. Con el paso de las semanas, de los meses, alrededor de sus pupilas fue amalgamándose una increíble variedad de tonos verdes: cian, esmeralda, turquesa, jade, malaquita. Cuando cumplió un año, su madre restringió los paseos en el carrito por el vecindario porque a duras penas conseguía avanzar unos metros por la acera, asaltada por vecinos e incluso extraños que querían asomarse a tan peculiares ventanas oculares, atraídos por la enigmática y fascinante mirada de la criatura.
Este hecho distintivo hizo de Iris, sin ella percatarse en su tierna infancia, un ser un tanto especial, provocando que sus familiares y educadores la trataran de forma algo distinta con respecto al resto de niños, colmándola de atenciones y en muchos casos sobreprotegiéndola. Lo hacían de forma absurda e innecesaria, pues más adelante tendría que afrontar, ella sola, la crueldad y envidia de algunas de sus compañeras de estudios, relegadas a un segundo plano ante sus adláteres masculinos, subyugados por el embrujo de aquellos ocelos de mantis. Fue entonces cuando aprendió que, de un solo vistazo, podía conseguir lo que se propusiese.
Justo antes de entrar en la pubertad, una prueba para una gran cadena de ópticas le abrió la puerta para mostrarse al mundo. Aquel anuncio lo vieron millones de personas, que compulsivamente compraban aquellas gafas, atraídos tanto por las indudables cualidades optométricas de los cristales como por la cautivadora y limpia mirada que se vislumbraba tras ellos.
Fue en aquella época de éxito y reconocimiento cuando nació Eva. Su venida al mundo no fue programada, ni mucho menos, por sus padres, que guiaban con férrea mano la carrera profesional de su hija en el mundo de la publicidad. Con el tiempo, aquella nariz respingona de la menor, sus ojos marrones y su tendencia al sobrepeso ya ponían en evidencia lo caprichoso de las leyes de la genética. La chiquilla fue prácticamente criada por la niñera, pues sus progenitores, entre idas y venidas, castings y sesiones, apenas le dedicaron el tiempo que todo infante precisa para una adecuada educación. Así, el carácter de Eva se fue forjando introspectivo y esquivo con el resto del mundo.
En cierta ocasión, contando ella unos cinco años, sus padres mostraron cierta preocupación porque comenzó a mantener charlas a todas horas en su cuarto, solo que allí no había nadie más que la cría. Los psicólogos le quitaron importancia al asunto, a fin de cuentas, un amigo imaginario no es más que un mecanismo de defensa, una forma de crear vínculos externos por pura necesidad de comunicación. Les recomendaron prestar algo más de atención a la niña, mitigar su sensación de soledad con más presencia y preocupación por sus asuntos, y así verían que pronto se desprendería de esa amistad fruto de su fantasía. Sus buenas intenciones apenas duraron unas semanas, pues los compromisos de la carrera profesional de Iris coparon de nuevo su tiempo. Estaba claro qué era lo prioritario en aquella familia. Con bastante tesón, y algo de fortuna, vinieron las comodidades, grandes coches, una enorme mansión y una gran fortuna amasada a costa de la infancia y pubertad de su agraciada primogénita.
Por su parte, lo que al principio era para Iris un juego en el que gustaba de sentirse protagonista, poco a poco fue tornándose una agotadora obligación. Su cuerpo fue creciendo, las hormonas forjaron un cuerpo sensual y voluptuoso, y no tardó mucho en labrarse un camino en el mundo de la moda. Sus peculiares ojos seguían siendo su carta de presentación, reproducidos hasta la saciedad en revistas, carteles y anuncios publicitarios. Su magnetismo trascendió al mundo del cine, apareciendo en un pequeño cameo en el último film de un director de culto. Eso hizo que comenzara a relacionarse con algún que otro galán tóxico, que quería aprovechar su tirón mediático para permanecer en el candelero de las celebridades. Sus primeros coqueteos con las drogas comenzaron entonces.
La relación entre las hermanas era un tanto extraña debido, en primer lugar, a la diferencia de edad. Para una niña de diez años, tener una hermanita recién nacida hubiese podido suponer tener un juguete animado con el que jugar. O bien un estímulo para desarrollar un sentimiento de responsabilidad, por el hecho de tener que cuidar de la menor. O una malsana envidia si su madurez no estuviese en consonancia con su edad y sus padres hubieran mostrado una epifanía exacerbada por la recién llegada. Pero no se dio ninguno de estos casos. Para Iris, su hermana no era más que un habitante más de la casa, su interacción era mínima, nunca tuvo demasiado tiempo ni deseos de jugar con ella. Simplemente, vivía allí.
El vínculo entre ambas cambió radicalmente tras el accidente.

―Vamos, vamos. ¿A qué estáis esperando, a que se enciendan las luces? Quiero ver esos ojos pintados, pero ya. Venga, Alicia. ¿Pero todavía estás así? Tú lo que quieres es que me dé un infarto, ¿verdad? Peluquería, por favor, poned un poco de orden en esa cabeza.
Luigi. El gran Luigi, como era conocido en el mundo del pret-a-porter. Genio y figura de la vanguardia en la pasarela. Y controvertido. En la temporada anterior saltó a las portadas de los noticiarios por su colección más transgresora, enfundando a las modelos en una especie de condones gigantes multicolores. Levantó ampollas entre facciones tan antagonistas como las ultradefensoras de la moral católica, que lo consideraron una campaña anticonceptiva, como las liberales feministas, que la tildaban de burda “cosificación” del cuerpo femenino convertido en miembro viril.
La nueva colección también estaba acompañada de polémica. Esta vez los seguidores del grupo PETA, pro derechos de los animales, amenazaron con el boicot por utilizar pieles de diversas especies en la confección de algunos complementos. Por eso, para esta primera puesta en escena, se había reforzado la seguridad en los accesos.
Sobre el esbelto cuello de Iris colgaba una piel de armiño, cuyo níveo tono contrastaba con el brillante viridio de su mirada. No podía ocultar su gesto un aire de cierta preocupación.
―¿Qué te ocurre, reina? ¿A que viene esa cara de limón? ―le preguntó Luigi mientras retocaban sus pestañas.
―No te preocupes, estoy bien―le respondió, ocultando sus verdaderos sentimientos. Lo cierto es que sólo pensar que tenía que desfilar ante el público le ponía enferma. En aquella clínica de desintoxicación lo había pasado fatal. Cuando llegó, su autoestima estaba por los  suelos, y encima, cargaba con la culpa de lo que acaba de ocurrir en el seno de su familia. Pensó que nunca lo superaría, pero allí estaba, consiguieron convencerla para que volviera.
Ajena a su presencia, Eva contemplaba la escena sentada bajo una de las mesas de maquillaje. Con unos rulos y unas pinzas que había encontrado por el suelo se había fabricado un pequeño humanoide, que desplazaba por el suelo haciendo poses imposibles, al tiempo que mantenía una conversación totalmente surrealista.
―Te veo más gorda, ¿no estabas haciendo dieta? ―preguntó al muñeco manufacturado.
―Pues sí, la del e-rizo, pero un día se me fue la pinza y me dije: “Por más vueltas que le doy, no me veo mejor” ―contestó con voz de pito y sin mover los labios, cual maestra ventrílocua.
 Mientras esto ocurría, a escasos metros, un émulo de vigilante de seguridad se introdujo entre bambalinas. En su mano izquierda, una discreta bolsa negra. Nadie le hizo caso, cada cual estaba pendiente de su maquillaje o peinado, mientras las modistas trataban de ceñir los escuetos vestidos a aquellos huesudos cuerpos a base de alfileres, que en muchas ocasiones laceraban sus finas epidermis.
De repente, el soniquete se detuvo, y dio paso a una melodía a base de sintetizador. Al mismo tiempo, sobre el iris del imponente ojo comenzó a proyectarse una cuenta atrás, mientras el escenario se inundaba con un iridiscente resplandor. La proyección sobre el telón negro dio paso a un foco deslumbrante, que parpadeó durante un instante, el necesario para que Iris se plantara en el escenario como una aparición espectral. Los aplausos y ovaciones atronaron sus oídos. Había vuelto al centro del huracán, sólo que en esta ocasión, su aplomo ya no era el de siempre, sus inseguridades le impedían mantenerse erguida.
―¡No te pongas su piel, ponte en su piel! ―profirió el activista, al tiempo que lanzaba su bolsa al aire, cargada con sangre artificial. Con tan poco tino que, al caer, se desparramó toda por la primera fila de asientos. Las salpicaduras llegaron a Iris, que inmutable y absorta, veía como su pelo chorreaba una roja lluvia sobre el blanco armiño. La estupefacción dio paso a un aluvión de flashes. Los telediarios arrancarían con la noticia, misión cumplida para el manifestante.
Sacaron a la modelo de allí en volandas. Luigi estaba histérico, pero no estaba dispuesto a que le reventaran su presentación.
―¡Atención! Quiero a todos en sus puestos para empezar a desfilar. Vamos a cambiar el orden. ¡Tatiana!, ¿dónde está Tatiana? Prepárate para salir, abres tú. Y por favor, ¡no te caigas esta vez! ¡Pero limpiad el suelo antes, por Dios!―se desgañitaba el milanés dando órdenes a diestro y siniestro.
Todo el mundo se puso a correr como loco de un lado a otro. Aprovechando la confusión, emergió Eva de su refugio y cogiendo a Iris de la mano, la condujo a las cortinas donde tenían un pequeño set de maquillaje y peluquería.
―Ven, hermanita, creo que necesitas lavarte el pelo, no puedes salir así.
Por primera vez, la hermana menor tomaba la iniciativa y mostraba su solidaridad en este momento de adversidad. O al menos, eso parecía. Ninguno de los presentes podía adivinar la escondida inquina que albergaba el corazón Eva hacia toda su parentela. Ya se libró de sus padres aquella fatídica tarde en la que su coche se empotró contra la mediana de la autopista mientras se dirigían a la clínica en la que iban a ingresar a su primogénita para que tratasen sus adicciones. Pretendían cuidar de su gallina de los huevos de oro, pero la fatalidad se cebó con ellos. No debieron discutir con su hija mientras conducían, aquella distracción les costó la vida. Eva salió indemne, pero el sentimiento de culpa la persiguió desde entonces.
Durante semanas, los servicios sociales se hicieron cargo de Eva. Alejada de la mansión y los privilegios, se dio cuenta de las dificultades que entrañaba la orfandad. Sin sus progenitores y con su hermana en tratamiento, dio con sus huesos en una familia de acogida. Acababa de cumplir los diez años y su vida había dado un vuelco, pero no estaba dispuesta a perderlo todo.
Cuando Iris volvió a casa, comenzó a comportarse de forma errática. Volvieron a convivir juntas en la mansión, rodeados de servidumbre. Pero la ausencia de cariño, forjada durante años, prevaleció sobre cualquier otro sentimiento.

Pasaron los minutos y, superado el desconcierto inicial, el pase de modelos fue adquiriendo el ritmo habitual. Una tras otra, las maniquíes se contoneaban sobre la pasarela. Pero faltaba la gran estrella de la noche, la artífice de grandes éxitos para el modisto. ¿Dónde estaba Iris?
Al correr la cortina, un espectáculo dantesco les sobrecogió. La gran diva estaba sentada en una silla, volcada su cabeza sobre la bandeja donde se enjuaga y lava el pelo, el gesto crispado, las manos aferradas a la toalla que oprimía su cuello. Sus ojos se habían convertido en un manantial sanguinolento por los puñados de afilados alfileres que atravesaban sus córneas.
A su lado, con la mirada perdida, Eva sujetaba el acerico. Había garabateado en él con un pintalabios un burdo esbozo de ojos y boca. Ahora, por fin, había robado el protagonismo a su hermana, todas las miradas se posaban en ella, sin excepción.
Dirigiéndose a su improvisado amigo de fieltro, le susurró:

―Siempre supe que nunca sería la niña de sus ojos.

ABSOLEM (Revista electrónica), Núm. 42, 15 de marzo de 2017 "Miradas".



Revista ABSOLEM, editada en Guadix (GRANADA) por la Asociación para la Promoción de la Cultura y el Arte "La Oruga Azul", 
laorugazul2013@gmail.com
ISSN: 2340-8634




SUMARIO





PORTADA, por JOSEFINA MARTOS PEREGRÍN.



ARTISTA ANFITRIÓN: 










La mirada objetiva (Kazimir Malevich) Suprematismo 1915, por ISABEL PÉREZ ARANDA






Desde la razón intuitiva y en la más absoluta oscuridad,

encuentro la luz para alcanzar mis metas,

la era que comienza, desafía el espacio infinito,

hasta la disposición visual de formas espaciales.

Miro este suprematismo impulsado por el deseo de liberación

un punto disperso sumergido en el abismo del universo,

con la convicción de un color autónomo, puro,

enfocado a formas geométricas fundamentales,

el cuadrado, el circulo y la cruz.

“Negro sobre blanco”

Fue la perfección del no objeto penetrado de sensibilidad,

sin necesidad figurativa.

“Blanco sobre blanco”

la nada, el silencio.

Y sigo empeñado en rebuscar una misteriosa virtud que va más allá,

del tema y contenido de la obra.

Nosotros los suprematistas rehusamos la tradición

y los mensajes sociales, este es el logro de la abstracción.

El suprematismo, no toca, no mira, solo percibe.

Toda mi evolución es un camino hacia la abstracción,

surgen rutas del impresionismo, simbolismo, faubismo, primitivismo,

y ante todo ello me reinvente y reinterprete en una sola corriente,

el cubofuturismo.

Y al final de mi obsesión experimente con el collage,

y por fin la victoria de la abstracción sobre la representación.

Volví ha representar figuras movido por la represión estalinista,

pero he de decir algo que mucha gente no sabe,

que fui fiel a mi búsqueda de la nada, hasta mis últimos días.

Una mirada, por CARMEN HERNÁNDEZ MONTALBÁN


Puede habitar un mar, rugiendo en una mirada,
aunque no sea azul, ni verde, ni gris,
un mar contenido en el filo de los párpados
que la emoción desborda en riadas de sal.

Puede inundar la luz el iris de una mirada
y transformarlo en sol de una galaxia nueva,
un sol inextinguible de coraje y pasión.

Puede hallarse la paz en los ojos que miran,
sin juzgar la mirada de los ojos que ven,
son la levadura de la contemplación y la calma,
panes generosos que amasa el corazón.

Mírame, por MERCEDES GARCÍA POYATOS.




Porque solo tienes dos

ojos verdes para verme; 

ya quisiera que me vieran

y no fueran a esconderse.



Porque solo tengo dos

 ojos tristes para amarte,

que sin ellos me quedara

por una noche tenerte.



Y si algún día lograra

 que tus ojos me miraran,

no por fuera

sino dentro de mi alma…

¡sería tan afortunada!

Por eso: Háblame cuando te mire,

mírame cuando te hable.

Ámame cuando te sueñe

y suéñame cuando me ames.

Miradas, por MARÍA ELENA LEYVA MIRANDA.


Ojos limpios y serenos
que miran con mucho amor
aunque a veces estén tristes
saben regalar perdón.

Y el perdón es para ellos
pues ya se sienten mejor
de su mirada se ha ido
toda clase de rencor.

Que mirada más bonita
reflejan si tienen Paz
dejaron atrás los odios

están empezando a amar.

Una mirada escatológica, por CUSTODIO TEJADA.



Si supiéramos que los árboles

también nos miran a través de sus hojas

y raíces, como las montañas o los ríos,

o como hacen los meteoritos; descubriríamos

que detrás de cada piedra

una palabra late

a la espera cómplice del guiño

y la grafía.

La eternidad no dura siempre

y está en un continuo movimiento inestable.

Así escribe la naturaleza nuestro destino,

con sus renglones torcidos

y nuestros ojos bien abiertos

a la espera de la próxima hecatombe

que restituya un nuevo orden

y otro equilibrio en el reino de las inmundicias.

La ventana indiscreta, por GABRIEL MERINO.


La Puerta de Tannhauser está localizada
en el otro extremo de la calle,
en las ventanas iluminadas de la otra fachada
y en algunas conversaciones abiertas en facebook.
Cambia el viento, no la veleta.
No era un vendaval lo que levantaba
las faldas a Marilyn, sino los respiraderos
del subterráneo. Cronopios espectadores
somos algunos, pavesas rojas que flotan
en la oscuridad
sin saber qué  quemar.
El 73 por ciento de los autorretratos actuales
ostentan un sobaco en primer plano
porque no todo el mundo dispone
de un palo de selfie o un fotógrafo fedatario.
Veo el telediario como quien mira una ventana
y no entiendo el fraseo de una canción
que tenía mucho predicamento cuando era niño:
“Canto a la gente humilde que me mira sin rencor”.
¿Es que esperabas que los humildes te tuvieran rencor
por algo?
Discursos, isobaras, pactos que nunca llegarán
a cumplirse, muchachas desaparecidas
y siniestros en curvas que, de momento,
nos son ajenos.
Mi padre –tenemos que echarle
una mano para redactar un contrato simple
y poner unas bombillas-
conducía un Volkswagen escarabajo rojo,
hacía el pino encima de una silla,
silbaba sin descanso el “España” de Chabrier
y nos llamaba zangolotinos.
A veces me gustaría asomarme por un peep-eye
y volver a vérselo hacer.