La Oruga Azul.

La Oruga Azul.
La oruga se puso azul turquesa, porque presa de la luz de la poesía, reposa en las cuartillas de la mesa Impregnada de tinta y fantasía… (Antonio Peláez Torres),

viernes, 29 de noviembre de 2013

Poema colectivo del Día contra la violencia de género (25 de noviembre) Asociación de mujeres de Alquife "13 de abril"

Autoras: Antonia Perea Sánchez, Mari López, 
María García, Lola Beas,
Antonia Rodríguez, María Rodelas, 
Antonia Garrido, Lucía Fernández,
Patro Pleguezuelos y Toñi Páez.



El hombre que me ame ha de ser un hombre bueno como e pan,
ha de ser fiel como la luna a la noche, 
y sincero como un espejo.

El hombre que me ame ha de ser cariñoso
como un animal con su cría.

Ha de ser alto como un cerezo,
detalloso como un encaje, 
transparente como el agua del río.

El hombre que me quiera ha de apoyarme como un puntal a una casa,
ha de hacerme sonreír como un sonajero,
ha de ser formal como las horas, 
virtuoso como un artista, 
divertido como un juguete,
simpático, honesto e inteligente 
como un libro.
Y tan sociable como los delfines.

jueves, 14 de noviembre de 2013

ABSOLEM (Revista electrónica), Núm. 6, 15 de noviembre de 2013: "Erotismo"




Revista ABSOLEM, editada en Guadix (GRANADA) por la Asociación para la Promoción de la Cultura y el Arte "La Oruga Azul", 
laorugazul2013@gmail.com
ISSN 2340-8634


SUMARIO

Diseño de la portada de JORGE PASTOR SÁNCHEZ (Guadix)

PUBLICACIONES:

La erótica celeste de ANTONIO ENRIQUE (Granada)

ARTÍCULOS:

En clave de dos, Guadix de MARCELO MIRANDA RIVAS (Madrid).

POEMAS: 

Sin esperas de SUSANA NÁSERA
Mi vida inmensa de CARMEN MEMBRILLA OLEA (Guadix).

Un sueño en mis manos de GABRIELA RIVERO (Ushuaia-Argentina).
Entre cuatro paredes de ANTONIA PILAR VILLAESCUSA RIUS (Barcelona).
Los cinco sentidos de PEDRO CASAMAYOR RIVAS (Guadix).
Espiral de CECILIA ORTIZ (Argentina).
Quiero de ALICIA MARÍA EXÓSITO (Guadix).
La catedral de CUSTODIO TEJADA (Guadix).
Búscame de INMA J. FERRERO.
Un abrazo de DORA HERNÁNDEZ MONTALBÁN (Guadix).
Pubis-art de MARÍA PIZARRO (Conquista-Córdoba).
Sólo fue sexo de ESNEYDER ÁLVAREZ (Medellín-Colombia).
Muero porque muero de PACO AYALA (Granada).


MICRORRELATOS:

Comí chocolate y Rojo intenso de CARMEN HERNÁNDEZ MONTALBÁN (Guadix).


RELATOS: 

Recorrido por mi espalda de INMACULADA JIMÉNEZ GAMERO.
Made in Japan de F. JAVIER FRANCO (Guadix).
La hija de Molinari de  EDUARDO MORENO ALARCÓN (Albacete).
Después de... de ÁLVARO IRANZO.


FOTOS: 

Autorretratos de IRINA HENSCHEL (Guadix).


DIBUJOS DIGITALES:

Erotic de MARÍA FERNÁNDEZ MONTALBÁN "Yedralina" (Madrid).


CERÁMICA:

Peces teta de JAVIER MARCOS "Socram" (Guadix).


PINTURA:

Las flores del mal de PAUL REY (Lavaur-Francia).


ARTESANÍA:

A fuego lento de MARI CARMEN GARCÍA DE LOS REYES (Guadix)


______________________________________________________________________________



PUBLICACIONES:


La erótica celeste de ANTONIO ENRIQUE (Granada)


El amor ¿obedece a un nuevo paradigma? Este libro es una reflexión sobre la pulsión más poderosa del ser humano y el tema más universal de todas las culturas. No es un estudio, o sólo un estudio, porque responde a un pálpito mucho más acuciante: identificar con exactitud de qué el amor está hecho, qué hay en su concepción de biología y qué de cultura, y cómo rasgos sociológicos emergentes –la incidencia de la mujer en la formación de una nueva sensibilidad colectiva o los avances de las ciencias neurológicas en la explicación del comportamiento- configuran un ámbito distinto del hasta ahora, un territorio donde lo nuevo y lo viejo colisionan más que nunca.

   Escrito con seducción y originalidad motivadora –según la sexóloga y periodista Amada Atienza (Madrid, 1972), su prologuista- el presente libro aspira a “conversar” con el lector, planteando aspectos poco transitados y resortes emocionales escasamente difundidos, y abriendo perspectivas originales, apoyadas siempre en lo vivido, leído y observado.



"El ser humano no es - no es sólo - el superviviente de su precariedad de medios en la hostilidad de los tiempos remotos, sino -esencial, paradógicamente- el superviviente de su sexualidad. Esta supervivencia consiste en la invención, o creación mental del erotismo. Un día el hombre debió descubrir que la sexualidad  podía llegar al éxtasis; que la sexualidad podía conducirle a un placentero estado propicio a la empatía. La historia de las civilizaciones, como la del arte, es la del erotismo en todas sus peculiaridades y vertientes." (La erótica celeste, de Antonio Enrique)
_________________________________________________________________________________


ARTÍCULOS: 

En clave de dos, Guadix de MARCELO MIRANDA RIVAS.



Al caer la noche, la Tierra se alboroza en un anhelo. Es la humedad marina viniendo. Al otro lado de Sulayr, hacia el Sur, ésta se encarama cual escalador en busca de su objetivo. Nunca las barreras físicas fueron óbice para el encuentro entre dos elementos tan distintos. Agua y Tierra. La y Él, no siendo ya sino ELLA. Truena en las cumbres en señal de lo que está por venir.
El calor de la tierra anima a la humedad en su búsqueda, una lo siente, otro la aspira. Abajo, el tiempo parece detenerse cuando lo que está en juego es la magia de la dualidad creadora. La Tierra vibra cuando al Agua se encuentra, y el escalofrío la recorre vereda abajo. Despacio, con delicadeza, el agua comienza a deslizar desde lo alto antes de abrazarla. Poco a poco, la escorrentía da paso al torrente entre los montes y las ramblas, que un día llamarán de Cea y Galamar. El Agua, donde la Tierra la abraza, nunca en otro lugar sino allí, en aquel momento en donde la primera va esculpiendo con suavidad a la segunda. Cíclicamente las venidas colman de sensaciones a la Tierra, la llenan de vida en cada oquedad, de tal modo que con el tiempo surgirá la creación de su encuentro en la memoria futura de sus próximos moradores.
El estruendo de su unión colma la suavidad anterior, y todo se acelera en pos de un final imaginado durante eones, mas nunca vivido. El clímax, imbuido del nómada espíritu, llega como de improviso. El Agua, torrente de la lluvia, enfila el Wadi. La Tierra respira y cobra vida durante el encuentro, moldeada, amasada como si el Demiurgo la estuviera observando, y adopta nuevas formas que le recordarán el encuentro, vibrantes y llenas de emoción. Todo aquel que pose mañana su fina mirada entre sus pliegues entenderá, al fin, lo que en ese momento ocurre.  

Testigos de excepción serán en el futuro los vecinos y paseantes de Wadi As, no otra sino Guadix, ELLA. Río de vida, pues fruto del encuentro de esta noche será. Y con su nombre homenajeará a aquellos dos jóvenes elementos que una noche se encontraron tras los convencionalismos, al abrigo de Sulayr.  

_________________________________________________________________________________


POEMAS:

Sin esperas de SUSANA NÁSERA



Desnúdame con los labios
como el primer beso
salpicando de promesas un futuro sin esperas.

Demorándote en la fragancia de mis pechos.
Libando mi aliento con tu lengua.

Profanando mi vientre con la lujuria de tu boca.
Explorando mis aristas con el amanecer de tus dedos.


Mi vida inmensa de CARMEN MEMBRILLA OLEA (Guadix)




Cuando tu nombre atraviesa los sueños
se humedecen los míos
y el poder de este deseo
transcribe paisajes de olas y entregas

Tu boca inicia un viaje dulce
que parte desde mis labios...
La docilidad de este placer
me invita a todas la caricias lentísimas

Escala en mis senos...

Ya no quiero entender nada
Abro mis piernas irremediablemente
Compás de movimientos al amanecer

Así...hasta que te hundes en mí
y cuando todo estalla
esta vida mía me parece inmensa. 




Un sueño en mis manos de GABRIELA RIVERO (Ushuaia-Argentina)





Mi piel de erizo
te nombra en el  insomnio
las sábanas sudan
en un revuelto de suspiros
la noche  se prepara
a recibir caricias en el hueco de su espalda
un  susurro  domina   mis sentidos
me pierdo en tu indómita geografía  
de suave vegetación
de oasis
humedezco mi presencia
hurgando en tu ternura
llego al  centro de tu cuerpo
redoblan tambores que estallan en tu pecho
la redondez
de mis ángulos
gozan
repletos…
al  pensarte rozando 
el vértice más  femenino
más tuyo 
 muero
en el último abrazo 
sólo un segundo
y despierto 
con el grito del trueno
 en este  sueño
que se escapa de mis manos.




Entre cuatro paredes de ANTONIA PILAR VILLAESCUSA RIUS (Barcelona)






Son cuatro paredes y un lecho
 que me atan a tu cuerpo.
 En esa perfumada noche
donde solo respiro
 el aliento cargado de tus besos.
Me desnudo como una lluvia de primavera.
Desnuda, con tus dedos inquietos
 abrazando y buscando
 hallando y gozando,
 miro las paredes una por una
entornando mis ojos a cada beso tuyo
 a cada palmo de piel conquistado,
 a cada gemido emitido…
Esas paredes blancas
 Infectan mi alma mi alma
 pecadora de una noche
 de perfumes y deseos,
 de abrazos prolongados,
 de prisas por tenerte y entregarme
 de sentirte vivo en mis entrañas….
!Ay amor!
 ¡Que locura!
 En esos surcos prohibidos
 en ese caudal ardiente que espera impaciente
 pidiendo a gritos tus manos…
 En esos pechos palpitantes
 que encierran la tentación pagana.
 En ese vientre dorado
 en ese versátil pubis entregado...
Que espera un placer inmediato…!mi bien amado!
Me abandono por completo
 y me dejo, me dejo, me dejo…..
Hasta culminar el acto
 en un orgasmo de éxtasis y de amor máximo.


Los cinco sentidos de PEDRO CASAMAYOR RIVAS (Guadix)



Esta mañana mis caricias no te pidieron permiso,     
cerré los ojos y hallé el maná de fuego
 que sólo brota del epicentro de tu vientre.
Allí descubrí un mirador hacia los acantilados del norte y sus fiordos
junto con el aire que agita las dunas de Bolonia.
Mi escucha se bebió las palabras
mientras un universo de murmullos
se instaló entre tu cuello y los hombros.                      
Lo confieso, me recreé entre mis cinco sentidos,
Eros tensó su arco y un mar de aromas de besos
inundó cada centímetro de nuestro cuerpo
que empezó a buscar a mordiscos

la complicidad de la carne y el deseo.  


Espiral de CECILIA ORTIZ (Argentina)




Tu cuerpo
 magia de amor en altura
vuelo de felino en salto
 a la luna
a salvo de la envidia
 tus besos dorados
 artífices
 (sin bozal)
 buscan por mi cuerpo

estallan
desnudando el hábito
 de la sangre.



Quiero de ALICIA MARÍA EXÓSITO (Guadix)




       
Quiero purificar
mis manos con tu cuerpo.
Colgada de tus labios
arroparme en tu boca.
Buscar, al fin, descanso
en el tibio recinto
de tus ojos lejanos.

El misterio del día
colma la brisa
destilada en tu vientre
y llega
plena de gratitud,
dispuesta a combatir
toda esta soledad envenenada.

Quizá
el blanco amanecer
de tu cintura
pueda quebrar
mi angustia de planicie,
llanura inmensa,
tan solo quebrantada
por altísimas cumbres
de piedra entristecida.

En esta encrucijada de destierro
me entregaré al camino
que me tiende tu piel
en la distancia.

Quiero santificar
mi duelo en tu silencio,
y en el lugar
donde murió tu sombra
desbaratar tu ausencia
para hacer sucumbir
este sufrir temprano.



La catedral de CUSTODIO TEJADA (Guadix)



Atravesé el pórtico de la fe
envuelto en un haz de luz
para adentrarme con respeto
en las naves embovedadas
de una catedral hecha carne de cielo,
para entrar en una piel suave y mística
como la seda.

Ventanas vidriadas de mil colores
iluminaron mis pies descalzos
para que paso a paso derramándome
todo mi ser entero
se adentrara en tu espesura.

Sin desfallecer mi alma encendió una vela
y fue rezando piadosamente
en cada una de tus capillas.
Genuflexión tras genuflexión,
fueron postrándose mis labios
sobre el altar de tus hombros,
de tus senos, de tu ombligo…
hasta llegar incólume
al ábside redentor de tu cadera
donde encontré bajo palio
(como cordero que sacia la sed
y quita el pecado)
el santuario del éxtasis
y el coro angelical de la locura:
la Capilla Sixtina  de nuestra pasión,
la divina custodia.

Después cantó la escolanía
y todas las cúpulas de tu cuerpo
se volvieron escamas de sirena,
sagrario de mis caricias
y consuelo de mi arrebato.
Una bandada de manos desbocadas
voltearon como campanas al aire
en lo más alto de la torre.

Y al final de todas las súplicas,
venció el silencio de los dioses
mientras nuestras reliquias yacían
otra vez dispuestas
para el combate eucarístico del amor,
cuidadosamente esparcidas
como si fueran carne de paraíso
o piedra misma de catedral.



Búscame de INMA J. FERRERO





Búscame…
mi boca te espera.

Róbame un beso…
El deseo en los labios.

No tengas prisa,
el tiempo se ha dormido,
todo esta en silencio
siguiendo tus manos.

Desordena
la flor
que trémula
despiertas en mi cuerpo..
Despacio…
Salvajemente…
Es tanto el fuego…

Enrédame
en tu besos,
en el perfil
que describes,
vuélveme loca
a la espera de tu tacto.

Desgarra
palmo
a palmo mi piel
con el susurro
de tu lengua…

Sumérgete
en el placer húmedo
que grita
al presentirte.

Cierra los ojos…
mi universo

es tuyo.


Un abrazo de DORA HERNÁNDEZ MONTALBÁN (Guadix)



Un abrazo es una onda corporal, 
una ceremonia secreta que el cuerpo manifiesta,
luego, el amor ha de estar compuesto
de geometrías variables que mueven el espíritu.




Pubis-art de MARÍA PIZARRO (Conquista-Córdoba)




La espesura del monte adolescente
pasó a ser la delicia de los labios
 con un martini,
hasta llegar al integral de las barbis
-ya divorciada-
Descendiendo el láser o la cera caliente,
como de un volcán derramada,
por tus ingles brasileñas.
Y así, ya sin una cana,
contaste a tus amigas el placer
que proporciona el sexo oral
Sin pelitos en la lengua.
Un día será una mariposa
o un corazón y una flecha
con  que indiques la dirección del cristal swarovski

de tu clítoris.



Sólo fue sexo de ESNEYDER ÁLVAREZ (Medellín-Colombia).




Solo fue sexo

No te amaba,
No te deseaba,
Ni mucho menos tenerlo contigo me esperaba.

La soledad en mi vida acechaba,
Las hormonas a mi mente dominaban,
El alcohol tu belleza oculta me mostraba,

Poco a poco mis labios con los tuyos se juntaban,
En una habitación sin querer el destino nos acomodaba,
Los cuerpos sin espera se desnudaban.

La efervescencia a nuestra sangre llegaba,
Nuestros sexos sin evitarlo se acercaban,
Las llamas de la pasión nuestros cuerpos como carbón utilizaban.

Llega la mañana,
Nuestros cuerpos entrelazados se encontraban,
El sudor nuestras sabanas mojadas nos acobijaban, 
Y el recuerdo de esa noche de solo sexo en nuestras mentes eternamente se guardaba.




Muero porque muero de PACO AYALA





MICRORRELATOS:


______________________________________________________



Comí chocolate de CARMEN HERNÁNDEZ MONTALBÁN (Guadix)





    Esta tarde comí chocolate, ese dulce mágico que se funde en el paladar y se desliza por la lengua hasta asomarse al borde de los labios. Comí chocolate e imaginé tus caricias con glotonería. Allí parada, veía mi imagen insinuarse en los cristales del escaparate, en la pastelería. Transportada de deseo, las golosinas se sonrojaban cómplices de mis fantasías. Saboreaba su textura suave, su ligero picor transformarse en dulzor insolente y delicioso. Sentía el placer ascender desde el vientre a la punta de los senos. Estabas allí, lo supe cuando abrí los ojos y vi mi sonrisa reflejada, saciada imaginariamente de tus besos.



Rojo intenso de CARMEN HERNÁNDEZ MONTALBÁN (Guadix)





           Ocurría tras la siesta, cuando la canícula se derramaba en la tarde, adormeciendo los cuerpos como el opio más puro. Entraba como la brisa, acariciándolas con la intimidad de la mano del amante.
La casa siempre en silencio, un silencio apenas roto por el crujido de algún mueble. Caminaba despacio, sintiendo que el deseo se precipitaba sin remedio. Espiarlas cada tarde, se había convertido en un ritual secreto que ponía en alerta todos sus sentidos. Su cuerpo entero, como un animal al acecho, esperaba el momento oportuno sin emitir el gemido de placer que ya se anticipaba, al presentir la succión enloquecedora que lo transportaría.
        Él se desnudaba sin prisa y se acomodaba tras ellas saboreando su contorno, desde al límite de su espalda hasta la nuca. En ese momento tenía la certeza de que el placer quemaba, que su cuerpo era fuego y ellas apenas unas briznas de heno seco presto a arder. Su boca buscaba la profundidad de la espiral que lo engulliría como una hoguera. Tras el mordisco, la luz se tornaba rojo intenso y el lecho era un navío navegando en un mar de llamas.

_________________________________________________________________________________


RELATOS


Recorrido por mi espalda de INMACULADA JIMÉNEZ GAMERO    


                       


                         
Recorría mi espalda con una sensual templanza, seductoras caricias conteniendo el deseo en un controlado desenfreno. Minúsculos roces repitiéndose, en ausencia del espacio tiempo. No parecía simplemente ese órgano llamado piel, de las manos de cualquier ser común. Se mecía sobre mí, llevándome hasta el vuelo más reconfortante. Parecían  plumas, podían ser telas moviéndose al viento, o un aliento de océano fresco. Todo unido, en una gratificante y excitante sensación que me estremecía.

Mientras permanecía desnuda sobre aquellas sábanas blancas, que olían a menta y a hierbas aromáticas, una música a piano, muy lejana, como llegada de otro mundo, parecía entonar y acompañar aquel momento tan placentero. Días cálidos,  arenas blancas y brisa de mar, sobre nuestros cuerpos de amor recién estrenado. Pasión desabrochándose en cada momento en que éramos conscientes de que el deseo se bebía nuestra existencia.   

Éramos títeres movidos por el destino más complaciente, dejándonos llevar por todo lo que da de sí el placer. Éramos barcos  sobre las aguas de aquella exaltación que dejó sellado nuestro encuentro.  

                                       …………………………………………..

El silencio solo era suspendido por el vaivén de las olas, acercándose y retirándose  de la orilla. Yo miraba las infinitas luces que a lo lejos parecían parpadear, y que se reflejaban en el agua. Me sentía libre, distinta, otra mujer en el país de las mil y una noches.
Sin esperarlo, apareció entre tendederos cargados de fulares de colores vivos, los retiró para hacerse paso con la lentitud y el sigilo conspirando contra mis pupilas. Caminó despacio, con la actitud del gato que no quiere equivocarse en la precisión de su equilibrio, autosuficiente, sabiéndose deseado.

Fue  eterno su recorrido, eterno su rostro felino y sus ojos brillantes clavados sobre mí. Aquella media sonrisa tan provocadora como tierna, en la cámara lenta de mi retina.
Aquella camisa negra abandonada sobre su cuerpo, moviéndose al compás de un hombre misterioso de piel bronceada, ojos verdes y mirada transparente.
Su pelo azabache deshilvanado sobre sus hombros, brillaba con el reflejo de una luna que decoraba la escena de nuestro encuentro.

El susurro de sus labios invitándome a callar, avivó la seducción que él estaba dispuesto alcanzar… El ritmo del deseo se fue elevando, la noche con su reflejo cobalto se inflamó de avidez.   Mis latidos y los suyos formaron un solo latido, el deseo fue una llama inflamada que se convirtió en urgente cuanto sus brazos rodearon mi cuerpo.
Apretó mis mejillas con sus manos para morder y besar mis labios, sorbiéndome el aliento, alternando la entrega con el desenfreno.  Sus besos eran un ritual de magia y entrega.

Cientos de mariposas me elevaron a un estado inmaterial.  
Mientras me exigía silencio, susurrándome, desabrochaba los botones de mi vestido, apuntalando sus dedos sobre mi espalda.
Mi blanca indumentaria de hilo, resbaló descendiendo hasta el suelo. Él hizo un amago como queriendo evitar que cayese, y se detuvo en mis pechos erizados, para seguir recorriéndome hasta las ingles.
Me abandoné en un viaje sideral sin nave, buscando las cómplices estrellas con una súplica interna o instancia suprema, para que aquello no terminase nunca.
Sólo faltaba que nuestros cuerpos se convirtieran en uno, para seguir cabalgando por el deleite más antiguo,  que su masculino miembro sembrara el más íntimo recodo de mi femenina licencia, y que nuestras pieles respondieran con la inmensidad del cosmos, para clamar mi deseo atrayéndole mucho más hacía mí,  suplicándole que nunca faltase su presencia varonil dentro de mí.
Habíamos nacido para gozar, para convertir el deleite en la complacencia del  universo, en el que estábamos integrados, participando de un todo. 

                                             ……………………………

Nada más parecido a la gloria. Yo seguía con aquella plácida somnolencia, resistiéndome a abandonar aquel estado de ingravidez existencial, y aquel recorrido dibujándose una y mil veces en mi espalda parecía querer decirme, que existía el séptimo cielo.
Vagamente escuchaba el tintineo de platos y cubiertos sobre la mesa.  
Sus manos continuaron dibujando palabras en mi espalda y su boca se acercó musitando canciones, intentando que despertase después de la noche de amor que me había ofrecido.   
El sol entraba con todo su dulzor hasta la cama, las gasas envolventes, se mecían movidas por la brisa caliente del desierto.
Retocé mi cuerpo, encarándome al suyo, vi sus ojos minerales atravesando los míos y volvimos a caer en la erosión del tacto sin medida.
El desayuno nos esperó, cargado de vitaminas de frutas rojas y de delicias dulces del mediterráneo.
Lo íbamos a necesitar después de volver a enaltecer, con los cinco sentidos, el acto del amor y del placer.



Made in Japan de F. JAVIER FRANCO (Guadix)






Estoy volando hacia Tokio, hay algo de irresistible en el viaje, irremediable más bien.  Cuando llegue no va importar el jet lag porque mi mente ya está allí, ahora sólo queda arrastrarme el resto, mi cuerpo. Sí, realmente es jet lag lo que ahora mismo siento, voy desacompasado con mis sentidos, las yemas de mis dedos ya están palpando los senos de Hatsumi, mi lengua, mis labios sienten el sabor de sus pezones, mi piel se impregna con el sudor de su suave piel, el olor a vida de su vulva se instalado dentro de mis pituitarias, y todo yo tengo que simular, que evitar tiritones, espasmos de placer por no resultar un espectáculo indecoroso para los ancianos nipones que comparten mi fila de asientos.
Conocí a Hatsumi en la Peña Flamenca El Taranto. La verdad es que, a primera vista, no parece apreciarse el porqué de esa atracción entre los japoneses y el flamenco; ellos, que parecen fríos, calculadores, casi maquinales, y él, que es pura energía, improvisación, imprevisión, la exteriorización de las vísceras, pero nada más lejano: Hatsumi era pasión, pasión sin tapujos, sin los corsés que a veces nos autoapretamos los occidentales, y más si hemos sido criados en una atmósfera de férreo judeo-cristianismo. Nos presentó José El Tijeras, un guitarrista espléndido, apodado así por la forma de sus dedos y por la forma en que sus dedos parecían sesgar las cuerdas de la guitarra, ella estaba en España precisamente por el flamenco, había estudiado el flamenco en Tokio –curioso– y ahora quería experimentarlo en primera persona en su propia matriz. El Tijeras me guiñó el ojo cuando me la presentó, lo que interpreté como que era una presa asequible para mí.
Hablamos casi toda la noche, empezamos por el tópico ¿qué hace una chica como tú en un sitio como éste? y terminamos la conversación en el apartamento que tenía alquilado con vistas a la alcazaba. En realidad, creo que desde entonces la conversación no ha acabado, sigue y sigue con otro lenguaje, un esperanto de sensaciones que nunca se agotan, un diccionario que cada vez descubre nuevas palabras, nuevos placeres.
Al principio fue, ¿por qué obviarlo?, la atracción de lo exótico, de aquella piel tan clara, tan suave, tan dulce, por la que los dedos se deslizaban como si acariciaran una nube, de aquellos ojos rasgados insertos en un rostro redondeado y perfecto, pero luego fue toda ella: sus pechos, su pubis, sus caderas, su lengua, sus pies, su culo… Toda ella: sus movimientos, sus jadeos, sus gritos, sus mordiscos, sus suspiros entrecortados, sus secreciones salivares sobre cada rincón de mi cuerpo… Luego yo ya no era yo, luego yo ya era ella, y ¿ella era yo? De eso estaba convencido, aunque siempre mantenía mis reservas.
Hemos aterrizado, he bajado del avión con un dolor intenso en los testículos, desacostumbrados ya a tanta contención. He cruzado el aeropuerto. Ella no estaba, tampoco dijo que vendría a buscarme, pero si ella fuera yo habría venido sin duda, pero no estaba. Tomé un taxi en dirección a su casa. Ella había regresado a Japón hacía un par de semanas, yo no pude viajar con ella porque aún me quedaban compromisos laborales por ultimar: unas entrevistas por hacer y redactar y algún artículo por corregir. Era la primera vez que visitaba el Imperio del Sol Naciente, que para mí sin equívocos iba a ser el “imperio de los sentidos”.
El taxi me dejó ante el portal de un inmenso rascacielos, ¡yo qué sé cuántas plantas!, y parado ante el panel de botones del interfono, me puse a buscar el que correspondía al apartamento de Hatsumi, era como bucear en una sopa de letras hasta que al rato lo hallé, presioné el botón y nada, volví a hacerlo y tampoco, y así una y otra vez. Ahora sudaba copiosamente, pero nada que ver con efluvios de corte erótico, de los pinchazos testiculares había pasado a la desesperación: ¡qué significaba aquella broma de mal gusto! Le llamé al móvil que respondió con señal de desconexión. Al final me senté en el bordillo del edificio decidido a esperar.
¿Cuántas horas llevaba allí? No sé, era noche cerrada cuando un policía me llamó la atención, hablamos en inglés, me dijo que no podía permanecer allí en la puerta, que incomodaba al vecindario, que aquello no era Europa y que me fuese a un hotel. Le dije que sí, que lo haría, pero le pedí el favor de que intermediara por mí con los vecinos del rellano de Hatsumi por si sabían algo de ella. Él repetía que no era su función, pero ante mi insistencia, y dejando bien claro que como una excepción, se decidió a hacerlo. Todos decían que estaba en el extranjero, que allí no había regresado. ¡Joder! ¡Si yo mismo la dejé en la T4! “Váyase a un hotel”, me repitió el  policía con una leve sonrisa maliciosa y así lo hice.
La habitación era un cubículo perfectamente cuadrado, muy funcional, pero sin ninguna gracia. Me duché y desnudo me tumbé sobre la cama y encendí el televisor, fui pasando los canales y no pude evitar detener el aparato en un canal pornográfico… ¡Era Hatsumi! Mi Hatsumi, la que ofrecía su cuerpo en la pantalla, la que dejaba que otras manos la palparan por todos sitios, que otros penes le traspasaran todos sus orificios mientras gemía por un placer que se mostraba inusitado… El antaño dolor testicular se me trasvasó a la cabeza: ¡Hatsumi, una porno star! La que yo creí encarnación de la dulzura, aunque desinhibida, la que creí que era yo, que podía ser yo, que podíamos ser uno. Seguí viendo el programa y comprendí sus estudios flamencólogos cuando en un tablao de corcho pan levantaba su falda de volantes y exhibía su sexo sin depilar –aquél que tanto estaba añorando– a un cantaor de ojos rasgados, luego se formaba la zambra, y el guitarrista y el palmero, todos a una, se zambullían en ella, que terminaba deleitándose con una degustación de esperma.
Yo que, a pesar de todo, creí sentirme único… Que sí, que era apasionada y evidenciaba no tener tapujos en acostarse con quien le gustara, joder, eso es normal, al menos yo mismo intento practicarlo, pero lo que tenía conmigo era especial, ya éramos pareja. El sexo era muy importante, imprescindible, una atracción irresistible, pero había algo más, mucho más, y ahora todo me devenía como una farsa, como un engaño. Había sacrificado mi antigua familia por ella y para ella y ahora me encontraba solo, en una  habitación de hotel, ante una pantalla en la que mi vida, porque ella ya era mi vida, estaba expuesta a la lujuria de a quien le apeteciese conectar. No pude evitarlo y me masturbé, porque desde antes de tomar el avión ya la sentía y ahora la veía, la veía y me veía en medio de la jauría de manos, humores y sexos, y seguía sintiendo, sintiéndola cada vez más, sintiéndola cada vez más yo, más, más, más… hasta el último estertor de placer, que luego, casi al instante, me llevó a las lágrimas.
Me vestí, bajé al vestíbulo, tras una conversación de acercamiento y disimulo, pregunté al joven de recepción sobre el canal porno y aquella actriz que parecía especializada en entornos flamencos. Sonrió, sí, sonrió con la misma sonrisa maliciosa que el policía, y me contestó “¿Hatsumi? ¡Oh, no! ¡Tsunami Sekushi! Es la más famosa porno star de Japón. Está rodando con un español, sí, Macho Pedal, en Barcelona. Para los que nos gusta el porno es toda una leyenda, nuestra Jenna Jameson. No lo niego, soy un buen aficionado”. ¿Barcelona? Yo la dejé en la T4 con destino a Japón y quedamos en que aquí nos veríamos. Había hablado telefónica y eróticamente casi a diario con ella, claro que de móvil a móvil no es perceptible donde se encuentra el receptor. Volví a mi habitación, me emborraché gracias al minibar, me acosté y dormí profundamente hasta que al día siguiente una llamada a la puerta me despertó. Era un botones con aspecto de padecer ictericia crónica que me entregó un sobre de esos para paquete, de los que el papel recubre una bolsa de plástico con bolitas hueras. Lo abrí y contenía un DVD con un título en caracteres nipones, aunque en la carátula aparecía Hatsumi, mi Hatsumi, con pose y rictus lujuriosos.

Saqué mi portátil de la funda, lo encendí e introduje el disco en la bandejita lateral. Cuando le di al play, comenzaron las secuencias de imágenes. Se veía Almería, las cuevas de La Hoya, La Chanca, la alcazaba, el mar, luego ella desnuda asomada a una ventana, después el interior del habitáculo y, tras ello, ¡yo! Yo desnudo, exhibiendo mi pene erecto al mundo, mientras ella se me iba acercando, me acariciaba, lo acariciaba… En fin, todo lo demás.  Sí, lo demás. Una pasión, una atracción real, nada de fingimientos ni intereses creados, reconvertida en un producto comercial e insensible. ¿Lo sabría El Tijeras? ¿Por eso me guiñó? Había más coprotagonistas en el filme: gitanos y payos, cantaores, hasta un lésbico con una bailaora aceitunada… Volví a introducir el DVD en su funda y, al cerrarla, en la contraportada observé en un rincón la leyenda Made in Japan.  Y no sé por qué sonreí.


La hija de Molinari de  EDUARDO MORENO ALARCÓN (Albacete)




El suave relumbre de la luz matinal brilla en el jardín, y los haces solares atraviesan la cúpula traslúcida del vasto invernadero. Una multitud inmóvil, apenas rumorosa, se apiña en los espacios del recinto acristalado: criaturas sometidas por el yugo del instinto, esclavas de su extraña y aberrante condición, seres que acogen con monótona indolencia el tacto de los rayos, la nueva y sempiterna amanecida. Ciclo repetido día tras día con lenta cadencia de aguardo pasivo —salvo un leve movimiento imperceptible—, de incertidumbre, de oscura tortura larvada en la consciencia del horror que late bajo el manto de frondosas hojas verdes.
Afuera, el mundo sigue girando, rítmico, compacto, imperturbable. El mismo mundo que, aunque constreñido, percibo ahora más vívido que nunca, con ojos diferentes, con oídos acendrados. El otro, el que fuera mi universo en el pasado, sólo es una triste remembranza detenida en un periodo de mi vida —el más feliz, sin duda—, el tiempo que pasé junto a Leonora, las horas que gozamos mutuamente de una entrega arrebatada y sin reservas.
Grabada a fuego en mi memoria, tan intacta como entonces, atesoro la huella de su piel desnuda y tersa, su busto turgente, su boca húmeda y carnosa, su lengua ávida siempre exploradora, su penetrante olor a azahar, el vello negro de su sexo, incitante, aquel moverse agitado, entre jadeos, su acrobática figura balanceándose en la cama, el pelo desordenado, sus ojos brillantes ardiendo en la codicia de mis brazos.
Tardes enteras dimos rienda suelta a juegos amorosos que yo, en mi sonrojante bisoñez, desconocía, y que practicamos sin vergüenza ni tapujos, sin censuras morales, dejándonos llevar sencillamente, inflamados por la fuerza arrolladora del deseo, sumidos en un voluptuoso orgasmo de lúbrico placer.
Otros recuerdos, sin embargo, acuden a mí desde una lejanía brumosa de ensueño opalescente: como la tarde en que, tras salir de una curva pronunciada (una de las muchas que serpean a lo largo del sureste siciliano), emergió en el horizonte, ocupando una formidable colina entre las Cavas de San Leonardo y Santa Domenica, la majestuosa ciudad de Ragusa, joya del barroco italiano. El sol de junio incendiando la peña, las casas apiñadas en la loma caliza como piezas de un lienzo cubista, las torres y las cúpulas recortándose sobre un cielo brillante y estival.
Me veo a mí mismo aparcando en un llano asfaltado, a las faldas del otero y su monumental conjunto artístico. Vagabundeando por calles empinadas y rincones pintorescos, con ese peculiar aire caduco de fachadas desconchadas, admirándome ante la plétora de iglesias y el pórtico catedralicio de San Giovanni, atravesando el Puente de los Capuchinos, a los pies de la ciudad, oculto ya el sol. Mas, por encima de estas visiones, vuelve a mi memoria aquel primer encuentro con Leonora en los jardines del Palazzo Vecchio, lugar que escogí para alojarme, embelesado por sus magníficas vistas y su encanto de abolengo decadente.
Una vez oí decir que el amor no necesita palabras, pues tiene su propio lenguaje; el leguaje de los besos, las miradas, las caricias. Mi torpe italiano no fue obstáculo para sincerarme como nunca antes lo había hecho con nadie. En menos de una hora, la joven ragusani conquistó mi corazón.
Confieso que, desde el principio, advertí en ella una esencia diferente a la de cualquier otra mujer. Era como si estuviera hecha de un material orgánico distinto, dotada de unos atributos ancestrales no del todo humanos. Su piel aceitunada emanaba una frescura silvestre, un selvático perfume a floresta —miscelánea deliciosa entre romero, jazmín y azahar—. El sabor de sus besos (mis labios glotones recorriendo los contornos de su boca) tenía un leve matiz a corteza arbustiva, la vaga sugerencia de algún fruto prohibido y tentador. Bucear en los arcanos de su sexo era como adentrarse en la espesura de un bosque relicto, arcaico, no mancillado por la huella bárbara del Hombre.
No obstante mi dicha, aquellos encuentros hubieron de mantenerse en secreto, ocultos a los ojos de don Claudio Molinari, el padre de Leonora. Así, los muros del Palazzo Vecchio y la discreta complicidad de Constanza —anciana de noble alcurnia obligada por tristes avatares, ya en el ocaso de su vida, a alquilar varias estancias de la suntuosa residencia— sirvieron de refugio a la pasión que día y noche consumía nuestras almas y que, cual amantes de la célebre tragedia shakesperiana, nos veíamos obligados a encubrir.
Leonora, hija única, cuya madre no llegó jamás a conocer —al parecer murió en el parto— sentía un miedo irracional y exacerbado hacia su progenitor. Al referirse a él, bajaba siempre la voz, acentuando con ello mi difusa impresión de misterio, recelando siempre, como si temiera ser descubierta y castigada con insólita fiereza. Yo trataba de rebajar en lo posible aquel temor pintado en su mirada, hacerle comprender lo absurdo y engañoso de su miedo. Pero ella negaba en silencio y rompía a sollozar con lágrimas de marcado color ámbar.
Me vi arrastrado por una suerte de locura vehemente. Mi trabajo, mi familia, el regreso a mi patria, todo lo abandoné por seguir junto ella.
Mi estancia en la colina se alargaba y mis ahorros poco a poco se esfumaban. Al fin, impelido por el ciego brío del amante, le propuse un plan de fuga, empezar una vida en común lejos y dejar atrás Ragusa. Pero esta idea provocó en ella una crisis de terror que me dejó estupefacto y abatido.
Mi situación —nuestra situación— se tornaba desesperada. Una noche especialmente calurosa, harto de dar vueltas en la cama, decidí echarme a la calle y deambular por los angostos recovecos de la urbe. De pronto me vi en el interior de una taberna preñada de humo y fuerte olor a vino. Un viejo circunspecto se acercó hasta mi mesa, pidió una botella de Nero D’Avola y, sin pedir permiso, tomo asiento frente a mí. «Sei tu il spagnolo, no?», preguntó con timbre mitad ronco, mitad grave.
Excitado como estaba, accedí a su generosa invitación. A la turbia luz del vino siciliano, Bruno Periotto —con ese nombre se presentó aquel hombre— me hizo una inquietante confesión. Me habló (entreverando italiano y español) de su pasado en Roma como adjunto de Molinari en la Facultad de Biología. Describió al padre de Leonora como un botánico erudito, el cual, con sólo veintidós años, obtuvo una plaza de investigador en La Sapienza, referencia intelectual en toda Europa. Azuzado por la embriaguez, Periotto mencionó ciertos ensayos que ambos realizaron en su día, oscuras tentativas efectuadas con plantas sustraídas de lugares remotos. Por último, detalló su renuncia al proyecto ante la insania paulatina de Molinari y su intención de acometer algunas pruebas de todo punto inadmisibles. Aquello, me dijo con un rictus de velada repugnancia, le costó la expulsión del cargo al que fuera su mentor. «No volví a ver a Claudio hasta que hace unos años regresó a Ragusa, su ciudad natal, acompañado de una joven que presentó en sociedad como su hija.»
Don Bruno quiso retenerme, disuadirme de mi empeño idiota y alocado, pero infelizmente yo se lo impedí de malos modos.
La estupidez de la borrachera, en el convencimiento de lograr el favor de Molinari, me condujo hasta su casa. Casa que bien conocía, aunque siempre la evitara en cumplimiento de la promesa que hice a Leonora. Me comporté como un imbécil, y bien caro pagué mi atrevimiento…
Las luces se prendieron en la estancia. Molinari en persona salió a abrir la sobria puerta. Ciertamente aquel anciano ofrecía una imagen depravada y repulsiva. Me sonrió con encías en las que faltaban varios dientes. Me invitó a pasar con aparente afabilidad, pese a lo avanzado de la hora. Yo, lastrado por la bruma del alcohol y mi torpeza, traté de disculparme como pude. Al fin crucé el lóbrego zaguán. Mi anfitrión me condujo hasta un patio enorme de tierra con huerto y un gran invernadero. Y sólo entonces, al escuchar los gritos de Leonora y atisbar la atrocidad que germinaba en el recinto acristalado, comprendí…

Como Leonora, me he convertido en un híbrido extravío de las leyes naturales, un engendro vegetal ligado indisolublemente a la tierra, a esta tierra negra que ahora es mi sustento y mi prisión. Carezco ya de piernas: mi tronco se aposenta en un lecho de gusanos y nutrientes naturales. Ella, mi amor, corrió la misma suerte: encadenada al suelo bajo una apariencia de cítrico, el viejo monstruo la plantó en otro extremo de esta cárcel luminosa. Cada mañana extiendo los tallos y despliego mis hojas para que éstas capten la mayor cantidad de luz solar y consumar la fotosíntesis cuanto antes. Un ciego propósito me incita y me sostiene: lograr que mis raíces lleguen algún día a encontrar las de Leonora. Tengo cientos de años por delante.

Para Marién, mi luz, mi savia y mi sustento.


 Después de... de ÁLVARO IRANZO


            Desnuda, cruza despacio y de puntillas la casa. Oigo sus pisadas sordas retumbando en el parquet. Entra en la cocina, abre el frigorífico y se sirve un poco de agua. Ha quedado flotando en el ambiente su olor, un olor a paz, a deseo. Supongo que la felicidad tiene que oler así. Desde la cama puedo ver su sombra en el pasillo. Hay poca luz, pero la suficiente como para poder intuir su perfil contra la pared. Sus pechos, pequeños y perfectos, altivos e irreverentes, me hipnotizan y pienso, mientras miro su sombra, que aquí me gustaría ver a Newton para que me explicara cómo es posible que desafíen de esa forma tan descarada la fuerza de la gravedad.
            Yo mientras me enciendo un cigarro. La boca aún me sabe a ella. Su sexo es ambrosía, cálido maná terrenal. Como una Magdalena pudorosa y recatada, me dio de beber por sediento y de comer por hambriento. Sigo sudando y mi respiración comienza a normalizarse. Las sábanas están revueltas, derrumbadas al pie de la cama como un árbol talado. Dan buena cuenta de esta guerra sin cuartel, ni trincheras, porque ella es una despiadada guerrera del arcoíris y a mí me gusta dejarme vencer.
            Entra en el servicio. Estoy seguro de que ahora se mirará en el espejo y se recogerá el pelo. De vuelta al dormitorio, el gato se enreda entre sus piernas y ella lo acaricia. Desde el umbral de la puerta me mira y sus ojos negros, como dos sicarios de las sombras, se clavan en mi alma como queriéndome traspasar. Mira en mi interior, como solamente puede mirar una mujer, y a pesar de ver todas mis flaquezas, mis errores pasados, mis miserias, se tumba a mi lado y me abraza. Me besa en el pecho y se aprieta contra mí, como queriendo encajarse. El sueño la vence y noto como se va quedando dormida.
            Yo tengo la vista clavada en el techo. Me abriga con su calidez y así, velando su sueño, viéndola tan frágil y pequeña, pienso que ya podría reventar el mundo. Que me da igual la izquierda y la derecha, la crisis, el paro, el IPC o la madre que lo parió.  Nada va a cambiar cuando amanezca. Ahí afuera seguirán silbando las bombas y los despertadores y habrá que sobrevivir. Pero en mi cama duerme abrazada a mí una mujer que ha depositado su sueño en mis brazos. Así que, si en este preciso momento nos fuéramos todos a tomar por culo, juro por mi Dios de ateo que no me iba a importar un carajo.

_________________________________________________________________________________

FOTOS


Autorretratos de IRINA HENSCHEL (Guadix)

OUR SICK STORY


YOU ECLIPSED BY ME




_________________________________________________________________________________



DIBUJOS

Erotic de MARÍA FERNÁNDEZ MONTALBÁN "Yedralina" (Madrid)



_________________________________________________________________________________


CERÁMICA


Peces teta de JAVIER MARCOS "Socram" (Guadix)


Pez teta Caracolillo
Pez teta Tierno


Pez teta Magdalena


Pez teta Perchero


Pez teta Ubre

Pez teta X

_________________________________________________________________________________



PINTURA

Las flores del mal de PAUL REY (Lavaur-Francia)









_________________________________________________________________________________



ARTESANÍA


A fuego lento de MARI CARMEN GARCÍA DE LOS REYES (Guadix)

Lo invité a cenar.. Me apetecía cenar...me apetecía mucho su presencia... No tardé en preparar todos los ingredientes.. No podía faltar nada.

Fuí poco a poco..mezclando,cortando.aderezando.. En la preparación ya se intuía como resultaría todo..



 Mis utensilios, aunque con muchos años, me garantizaban un buen resultado...



 Y poco a poco, con mucho mimo, fuí añadiendo los últimos ingredientes.
Y a todo esto, habia una corte de duendecillos con coleta que me contaban historias pasadas...


y un dios mitológico, bañado en oro, me susurraba al oido: " chucuchu, chucuchu, chucuchu..."



 Y todo se fue ligando..



 Llegaba la hora y fuí poniendo los ultimos retoques..



 Llamó a la puerta justo cuando acabé de coser el delantal...




 No hizo falta que me lo pusiera...
Me dijo que me cocinaba él...y me cocinó lento..a fuego muy lento